anime, paja mental

5 y 5 del 2014

¡Vivan las listas! Sobre todo cuando se aproxima el fin de año. Antes de que comience el verdadero tifón de inventarios y recapitulaciones (y yo me largue a mi casita para discutir con la familia y cantar c’est le jour de la noël, ugh), voy a contribuir también a la que será la marabunta navideña. Mis cinco animes favoritos del año. Mis cinco decepciones del 2014. Recuerda: no estoy injuriando a tu padre, a tu hermana o miccionando sobre la memoria de tus antepasados; son opiniones individuales  sobre series de animación. Si algo te molesta tanto como para tener que reprimir un ansia incontenible de insultarme, respira hondo y cierra la pestaña. Fácil, ¿verdad? No obstante, el diálogo cortés y pacífico siempre será bienvenido.

FAVEONES

Son mis preferidos, que no corresponden a los que considero mejores. Creo que así es mucho más honesto por mi parte. Tampoco los voy a colocar en ningún tipo de progresión. Son los que son y todos me han hecho disfrutar, pensar y fascinado a su manera.

Ping Pong the animation

ピンポン 

Lo mío nunca ha sido el spokon. Es un género que suele aburrirme, pero Ping Pong es un universo distinto. Reconozco que me lancé a verla simplemente porque estaba detrás Taiyô Matsumoto. Punto. Y no me arrepentí en absoluto. La propuesta visual, para empezar, es innovadora; bebiendo de fuentes tan dispares como el op-art, el cómic clásico o el surrealismo… pero con una inocencia y dinamismo geniales. Y qué decir del argumento y cómo lo desarrollan… la palabra es emocionante. La variedad de sentimientos además que despiertan conforme va avanzando la historia es inteligente y para nada pastosa; con un estupendo análisis psicológico de sus personajes. Para mí es una serie única y original, en muchos aspectos una auténtica disidente.

pingpong

Gekkan Shoujo Nozaki-kun

月刊少女野崎くん

Está aquí entre mis cinco favoritas del año porque es la que más me ha hecho reír. Por ese motivo tan simple e idiota. Por supuesto, esta serie tiene más virtudes que la de hacerme lanzar carcajadas (que debo agregar no es nada fácil). La comedia, por regla general, se suele convertir para mí más en un estorbo que en un aliciente… con Gekkan Shoujo Nozaki-kun no ha sido así. La larga lista de majaderías e incoherencias que han cometido sus personajes han logrado que este anime se haya ganado mi más completo respeto. No es ni la mejor serie del año (ni siquiera la de su temporada), ni la más trascendente; tampoco tiene una animación alucinante ni cuenta una historia inédita. Ni falta que le hace. Pero gracias a ella, mi verano (los odio) fue muchííííísisisisimo más llevadero y feliz. Gracias.

nozaki-kun2

Shingeki no Bahamut: Genesis

神撃のバハムート

Aunque la caguen con un final abyecto con el que me den ganas de rajarles el cuello a todos los miembros de su staff, Shingeki no Bahamut hace tiempo que me dejó como una cucaracha patas arriba. Por todo lo que me ha hecho disfrutar hasta ahora (que es casi demasiado), se encuentra ya entre mis animes favoritos de este 2014. No tengo mucho que añadir a lo que he escrito antes sobre esta serie. Es la hostia en vinagre, sin más.

liar

Hôzuki no Reitetsu

鬼灯の冷徹

Hay muchas razones por las que este anime me ha hecho gozar como un animal. El tema sobrenatural siempre me tira mucho, y si a ello se le une una base tradicional folclórica o religiosa, ya empiezo a salivar desaforadamente. Admito que no es una serie para todos los públicos: su estructura interna, con divisiones auto-conclusivas, no ha convencido a mucha gente; es necesario poseer unos rudimentos básicos sobre budismo y cultura japonesa para conseguir interpretar algunos de los gags (no es muy exportable, la verdad); y el que se metan a saco con chinos y occidentales (ese tufillo nacionalistilla japonés jeje), ha provocado que se la ignore o directamente se la califique de mediocre. Para mí Hôzuki no Reitetsu es un anime literalmente incomprendido (fuera de Japón, claro). Pero no estoy aquí para justificarlo. A mí me ha divertido y seducido a partes iguales. Todos los guiños y referencias que aparecen, así como la delicadeza y cuidado esmerado del arte, son solo la guinda de un pastel que devoré con verdadero placer.

hozuki

Parasyte

寄生獣 セイの格率

No finalizará en este 2014, así que se encuentra suspendida entre dos años en realidad; pero como me sucede con Shingeki no Bahamut, hasta ahora, me está entusiasmando mucho más que otras series de este 2014 que he visto completas. El potencial que posee además es tremendo si lo saben aprovechar. Con sus virtudes y sus defectos, Parasyte es un anime sobresaliente y que ha ido activando su tempo con lucidez. Veremos qué sucede finalmente. Podría mencionar también, como animes que me han gustado por encima de la media, Barakamon, Knights of Sidonia, JoJo’s Bizarre Adventure, Hitsugi no Chaika o cositas delicadas y kawaii como One week friends. Poco más. Cada vez soy más pulguillas y menos tolerante, lo que provoca que me pierda otras buenas series. Pero bueno, que tampoco va a estallar el mundo si no las veo.

oneweekfriends

MEHONES

En esta lista no incluyo únicamente animes mierder, solo son series que me han desencantado. Entre estas cinco, las hay de dos tipos: decepciones sin más y detritos de rinoceronte. Algunas me han aburrido, otras me han espantado y también hay una que he abandonado directamente. Como en la lista de favoritos, el orden en el que aparecen no es indicio de nada. Aquí van mis mediocridades del 2014.

Psycho-Pass 2

サイコパス 2

Solo he visto seis capítulos y el resto he decidido dejarlos para estas Navidades. Pero con esta media docena, ya me he podido hacer una idea general y la palabra es desilusión. Sabía que no iba a estar a la altura de su predecesora, pero tampoco esperaba tal despropósito (por ahora). Se están meando textualmente en el legado de la primera temporada. Tal cual. Ya lo primero que te viene a la cabeza es encontrar una razón lógica para que realizaran una segunda etapa. ¡¡¿¿POR QUÉ??!! Because fuck you, that’s why. Y ya está. Me producía mucha tristeza seguir viendo Psycho-Pass 2, por eso la he aparcado; pero la veré, la veré completa aunque luego lo lamente.

Psycho-Pass2

Ao Haru Ride

アオハライド

Blue spring ride… o de cómo meter la pata a pesar de seguir a rajatabla un manga precioso. El motivo es muy sencillo: no haber hecho mas que 12 capítulos. Yo no sé si es que se leyeron el manga mientras defecaban en el baño, más concentrados en su esfínter que en lo que tenían entre manos, o es que tenían programado hacer una segunda temporada… esas son mis incógnitas. Pero el resultado no ha podido ser más decepcionante. Los fans del manga lo sabemos, y apena bastante lo que ha sucedido, porque se temía desde el momento en que anunciaron que solo serían una docena. Claro que me ha gustado ver en pantalla a Futaba & co. (aunque la animación de algunos capítulos intermedios era un poco lastimosa), pero han dejado todo en agua de borrajas. Meh total.

aoharuride

Brynhildr in the darkness

極黒のブリュンヒルデ

Todavía no entiendo cómo fui capaz de finalizarla completa (me pasa demasiadas veces esto ya, soy la terquedad personificada), pero lo hice. Probablemente es mi confianza mentecata en Lynn Okamoto (no aprendo, no aprendo). Pero desde los horribles openings (sobre todo el segundo, AAGHH), pasando por el desarrollo ortopédico de un argumento completamente desaprovechado hasta los personajes manifiestamente mongoloides, Brynhildr in the darkness es un bodrio de proporciones épicas. Y todo lleno de lolis para rematarlo. Ejemplo claro de cómo un harem no debe hacerse nunca.

brynhildr

Zankyo no Terror

残響のテロル

Terror in Resonance ha sido una decepción nítida. Pero no puedo decir que me haya parecido mala ni que no haya cumplido con su función de distracción y disfrute. Porque a pesar de los pesares, de cómo se han desperdiciado ideas y se ha optado por la vía conservadora, Zankyo no Terror le ha dado mil vueltas a abundantes series de este 2014. Se ha quedado en anime decente tirando a gris. De Watanabe sensei se esperaba más… muuuucho más.

zankyo2

Bishoujo Senshi Sailor Moon: Crystal

美少女戦士セーラームーン

Aquí ya di mis impresiones sobre este reboot de la mítica Sailor Moon. Quizás en estos momentos la serie haya mejorado o quizás no, la verdad es que no me he interesado en averiguarlo; pero estando Toei detrás, la animación seguirá siendo cochambrosa fijo… y si continúan fieles al manga, persistirá en los mismos vicios que detecté en un inicio. Una pena que a los clásicos se los utilice de tablao flamenco… pero bueno, siempre nos quedará París.

sailor

El año va llegando a su fin y yo poco a poco voy dirigiendo la vista hacia mi lecho… ¡a dormir! AMO MI CAMAAAAA

anime, paja mental

じゃーね 夏

Hasta luego, verano.

La temporada de animes estival está llegando a su fin. Son unos cuantos los que empecé y pocos han sobrevivido a la criba. Por diferentes motivos, destacando el aburrimiento, la decepción y directamente el asco, solo he continuado viendo cuatro: Barakamon, Zankyo no terror, Gekkan shoujo Nozaki-kun y Ao Haru Ride.

Dejé completamente atrás, por nombrar un par, Tokyo ESP y Sailor Moon: Crystal; y aunque me podría haber reenganchado a otras series como Nobunaga Concerto, Tokyo Ghoul o Aldnoah Zero (de estas dos últimas ya hay anunciadas segundas temporadas para enero), he preferido utilizar el verano para haraganear como un perro en vez de pasar tanto rato delante de una pantalla. Ya las veré más adelante.

Quizás es un poco pronto para hacer una evaluación (sobre todo porque todavía no han finalizado); y aunque siempre puede escacharrarse un anime con un final patético, las impresiones generales ya las tengo bastante claras. A por ellas entonces…

"Mujer joven bajo chaparrón de verano" (1765) de Suzuki Harunobu
«Mujer joven bajo chaparrón de verano» (1765) de Suzuki Harunobu

Barakamon

ばらかもん

Barakamon no contaba con ninguna idea especialmente original en sí para empezar. El tema del urbanita altanero y pagado de sí mismo que es exiliado al remoto mundo rural (idealizado, claro) para aprender las cosas verdaderamente importantes de la vida (ya sabéis, la amistad, el amor, la paciencia, la humildad, blablablá) y lograr reencontrarse consigo mismo, está bastante trillado y ya no solo en los animes o mangas. También las similitudes con otras obras como Yotsubato! y que fuera un slice of life con toques de comedia, no eran para mí indicios de que Barakamon se fuera a convertir en una de las series de mi vida.

naruyotsuba
Naru vs. Yotsuba

Y, ciertamente, no es una de las series de mi vida, pero sí una de las de este verano sin duda. Seguramente se deba a que el nivel general de los animes que he estado viendo (y abandonando) ha sido penoso, pero tampoco quiero restarle méritos a Barakamon.

No sería justo.

Barakamon, a pesar de no ser la serie más innovadora, ha sabido aprovechar a la perfección sus bazas haciéndose querer inmediatamente. Porque Barakamon no cambiará el rumbo del planeta, pero distrae de manera eficaz y lúcida; con una animación digna y sin grandes artificios. Un slice of life típico que hace reír a carcajadas. La palabra que utilizaría para definir Barakamon sería sencillez, que no es lo mismo que decir simplón. Barakamon posee elegancia y sabe fluir sin gilipolleces. Ha tenido algunos capítulos mejores que otros, por supuesto, pero privado de altibajos importantes.

barakamon2

Salvo algunos momentos en los cuales yo, personalmente yo, no aguanté bien la «blandura» propia de este tipo de series, reconozco que Barakamon de almibarada tiene lo justo y preciso. Es una serie totalmente recomendable si se tiene en cuenta lo que es; y no se olvida que el peso recae en los hombros de prácticamente solo dos personajes: la pequeña Naru y Handa sensei. El resto están más desdibujados. No hay que pedir peras al olmo tampoco.

Espero que el final esté a la altura de lo que ha sido el anime durante estas semanas, aunque con una monumental memez tendrían que descolgarse para que resultara ser una decepción.

Ao Haru Ride

アオハライド

No voy a repetirme más, en la anterior entrada dejé mi reflexión sobre este anime y lo que podría haber sido si se hubiera planteado de otra forma.

Ao Haru Ride satisfará a los fanáticos del manga sin problemas (a pesar de que saben que lo interesante está por llegar) y los que vean en crudo la serie no se llevarán una gran impresión, salvo en estos últimos episodios donde las cosas despegan… y se truncan, of course. Un anime que queda en amago de buen anime.

Una lástima. Si las ventas del DVD/BD no son las esperadas, la serie quedará en el limbo, como muuuchas otras antes que ella. Lo dicho, una lástima, es un manga que merecía mucho más en su adaptación animada.

ao_haru_ride_episode_3_ath022

Zankyou no Terror

残響のテロル

Tenía unas expectativas muy altas respecto a esta serie, la verdad, y ha resultado un pequeño bluff hasta cierto punto. Nada serio tampoco, creo que es un anime que merece la pena verse y cumple su cometido. Hasta ahora.

Zankyou no Terror ha sido tan irregular que su final sí podría determinar definitivamente si se convierte en un fiasco o no. A fecha de hoy solo resta un capítulo, y el décimo ha resultado un poco meh.

Desde luego, esperaba bastante más del artífice de joyas como Cowboy Bebop o Sakamichi no Apollon; el listón estaba muy alto, y Watanabe sensei con Zankyou no terror me ha decepcionado.

zankyo

La cuestión es que los dos primeros capítulos, incluso el tercero, asentaban unas bases muy sugestivas que finalmente se han ido desarrollando de una manera más tradicional de lo esperado. Mucho ruido y pocas nueces. Hay bastantes «peros» a Zankyou no terror, el principal que esté resultando un anime mediocre, gris, que recuerda a muchas otras series del pasado y que no ofrece novedades. ¿Es eso malo? No necesariamente, y aunque los recursos tópicos-típicos de su género han llevado la batuta, el resultado de momento no puede decirse que sea una completa chunguez.

¿Desilusión? Pues sí. ¿Estoy disfrutando de la serie? Pues sí también, y bastante, qué demonios. Una cosa no quita a la otra. En el apartado técnico, por ejemplo, no tengo queja alguna a pesar de lo tiquismiquis que soy; goza de una banda sonora maja y los personajes son en general correctos. He de reconocer que el detective Shibazaki es mi favorito, y casi he continuado viendo la serie por él; aunque tampoco sea el colmo de la originalidad el personaje.

shibazaki
Shibazaki

Si Shibazaki es mi preferido, no puedo evitar escribir sobre el que me ha estado AGOBIANDO todo lo que llevo de serie. Sin duda es el personaje monguer absoluto de este verano: Lisa Mishima. Lo tiene todo: llorica, inepta y con el proceso mental de un protozoo. Podrían haberle sacado mucho más jugo (su problema familiar daba tanto juego, ay) en vez de utilizarla como macetero balbuciente… pero no. Ahí está ella, en todo su esplendor de suprema víctima del universo de los retarded. De todas formas ella tampoco tiene la culpa, es que la han hecho así…

Lisa en uno de sus típicos momentos de retraso
Lisa en uno de sus típicos momentos de retraso mental

Como ya escribía antes, la conclusión de la serie todavía puede terminarla de joder o dejarla en lo que es de momento: un producto que se consume y disfruta sin dificultad (es lo que importa en el fondo) pero que no sorprende para nada. De Watanabe se esperaba bastante más, pero todo hay que decirlo: aunque no hubiera estado él detrás del tinglado, este anime seguiría siendo lo que es. Punto.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun

 月刊少女野崎くん

Y llegamos por fin a la que ha sido para mí una de las alegrías de este verano: Gekkan Shoujo Nozaki-kun. Es reír con ella hasta reventar, completamente hilarante. Aunque la protagonista femenina tenga cierta pinta de loli (¡agh, agh, alergia, alergia!), la he disfrutado MUCHÍSIMO. En realidad este anime es una parodia de lo que son los shoujos, casi una sucesión de gags donde las situaciones absurdas y totalmente surrealistas se disparan como fuegos artificiales. No dejan títere con cabeza.

Lo único que he echado un poco de menos es que las tramas en sí se hayan llevado de manera algo lenta, favoreciendo en su lugar a la comedia. No sé muy bien cómo van a solventar todo eso en el único capítulo que queda, pero seguramente se trate, otra vez, de la PUTA MANÍA de hacer animes cortos que no respetan el ritmo del manga original. Es lo que deduzco, claro, porque el tebeo no lo he leído (ganas no me faltan), así que confío nos hagan el jodido favor de realizar una segunda temporada. GRACIAS.

nozaki-kun

Ninguno de los personajes, NINGUNO, tiene desperdicio. Paradójicamente, quizá los menos atrayentes sean los principales, la mini-pelirroja Sakura Chiyo y el impasible (y algo denso también) mangaka Utemarou Nozaki; pero se encuentran estupendamente compensados con la caterva de enfermos mentales que los rodean.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun es un anime que no se toma en serio ni a sí mismo; tampoco tiene mensajes profundos que transmitir ya que su objetivo es simple: el entretenimiento puro y duro. Y eso no es infravalorarlo ni muchísimo menos. A veces se tiende a minusvalorar el producto cuyo objetivo es únicamente ese, lo que es un tremendo error. No todo tiene que ser Neon Genesis Evangelion o Monster (que son maravillosos), el esparcimiento también debe poseer su lugar y es tan importante como lo trascendental y sesudo.

Gekkan Shoujo Nozaki-kun ha sido obligación este verano. No tiene especiales pretensiones y es refrescante. ¿Recomendable? Al 100 %. Abstenerse gente impaciente y con escaso sentido del humor.

nozaki2

Aunque no se trate de una de las series que he continuado viendo (la he dejado en barbecho en realidad), voy a explayarme un poquillo con uno de mis desencantos estivales. Lo merece porque pertenece a una franquicia que es capital en la historia del anime y manga, me refiero a Sailor Moon: Crystal.

Sailor Moon: Crystal

美少女戦士セーラームーン

Puede que no sea justo. Probablemente. Ni siquiera he llegado a ver el quinto capítulo y van a ser 26 en total, así que quizás me esté precipitando con esta reseña. Pero este es mi blog y escribo lo que me apetece; y lo que me apetece ahora es vomitar sapos y culebras sobre Sailor Moon: Crystal. Tengo mis razones.

Era una de las series más esperadas de este verano. Para celebrar el 20 aniversario de este clásico de la animación, qué mejor que adaptar dignamente el manga de Naoko Takeuchi. Y así se está haciendo, hasta el diseño de los personajes ha tratado de ser fiel.

¿Ha sido esa una decisión acertada? Veamos.

manga
manga

Nadie duda de la importancia de los 18 volúmenes de Bishoujo Senshi Sailor Moon, hacerlo sería estúpido; pero también sería estúpido no darse cuenta de que han pasado más de dos décadas desde su publicación y que… han quedado anticuados. Vamos, que no han envejecido nada bien. En muchos aspectos ya no responden a la sensibilidad actual de los amantes del anime y el manga. Y eso, entre otras cosas, es lo que está sucediendo con la serie nueva: es anacrónica en numerosos detalles. Chirría. A ratos es hasta ridícula.

El manga original además tampoco es perfecto, tiene un ritmo atropellado que en la lectura se hace llevadero, pero que en anime apesta como olor a repollo. Ese cierto atolondramiento del manga supone también un desarrollo pobre de los personajes que, de nuevo en la serie, destaca para mal a más no poder. No es que las sagas televisivas originales fueran un ejemplo de profundidad psicológica, todo hay que decirlo, pero su avance gradual procuraba una familiarización mucho más natural.

Así que NO. Desde mi punto de vista, ceñirse así al manga no ha sido muy apropiado.

oshyokio
Tsukini Kawatte Oshioki yo – 月に代わっておしおきよ!!!

Prefiero no entrar en el tema de si el nuevo dibujo y diseños son «buenos» o no. Hay mucha gente que se ha quejado de ellos y prefieren el estilo más redondeado y expresivo de las series originales. Me parece muy bien, de gustos no hay nada escrito. Pero lo que hay que tener claro es que Sailor Moon: Crystal está inspirado en el manga. Incluido el dibujo, que han modernizado una miaja y a correr. ¿Te gusta? Genial. ¿Que no te gusta? A joderse. Repetimos: esto es una adaptación del manga (por si no había quedado claro).

En lo que sí voy a meterme a saco es con la animación de Toei. Siendo breve: CACA.

Es inconcebible que este proyecto, con tanta expectación generada además por los propios estudios y que se supone homenajea uno de los hitos de la historia de la animación japonesa, esté siendo tan torpe. Es lo que le faltaba. Ver a Luna a veces es desolador, más que un gato parece una especie de robot-morcilla mutante. El CGI en las transformaciones también es de traca valenciana; aunque hayan tenido el bonito detalle de mantener la secuencia original de la serie predecesora, pone los pelos de punta.

Lo sé, es Toei; de donde no hay, no se puede sacar.

smcrystal-friends

Sailor Moon: Crystal es un cúmulo de desatinos que solo la nostalgia más tenaz puede ignorar. O un nivel de exigencia subterráneo, claro. Y hay que añadir además la incomprensible decisión (me lo expliquen, por favor) de emitirla quincenalmente26 capítulosCon un par.

No es necesario hacer comparaciones con las series antiguas, resulta estéril porque Sailor Moon: Crystal cae por su propio peso. El producto es obsoleto, frígido y hortera; eso sí, cromado en alta definición para no perder detalle. ¿Me decidiré a continuar su visionado algún día? Buf, no lo sé. Desde luego no es una de mis prioridades.

Y tras este rollo macabeo de entrada, me retiro unos días para dedicarme a otras labores… como invadir Polonia (o algo).

Gourry_slayers