Tránsitos

Tránsito II: Kami no Kodomo

Este segundo Tránsito está dedicado a un Portador de Muerte, que también tienen su papel en esto del fenecer. Existen muchos tipo de dadores de muerte, por supuesto, desde bacterias, reptiles hasta meteoritos. El de hoy es humano, que son la peor ralea de todos. Y, de entre ellos, he escogido al más despiadado: el asesino en serie.

Kami no Kodomo es un manga bastante perturbador. Creado por los hermanos Nishioka en 2009, tiene de protagonista a un muchacho que, desde su niñez, ha poseído una personalidad de rasgos psicopáticos bastante acentuados. Pero no me voy a adelantar. Los Nishioka Kyôdai, que así suena más yakuza, son una encantadora parejita de ilustradores cuyas obras son de lo más singular. Llegaron a publicar en la mítica Garo, por lo que os podréis hacer una idea de que lo suyo no es el manga comercial. Y aunque solo he tenido acceso a cuatro o cinco de sus obras, los rastros con los que me he ido topando me han dejado salivando desaforadamente (repugnante, lo sé). Admito que es completamente insensato hacerme ilusiones con que publiquen en España algo de ellos (este Kami no Kodomo mismo), pero la esperanza es lo último que se pierde. No hay mucho que contar sobre ellos personalmente, se han guardado mucho de proteger su intimidad (hacen bien) y, salvo cuatro datos biográficos vagos y dos fotografías enanas nada agraciadas, poco más se sabe. Pero el mundo literario y artístico que han ido construyendo es fascinante, lleno de inocencia perversa y un marcado afán por transmitir la belleza de lo grotesco. Kami no Kodomo no es distinto.

kami-no-kodomo

Así nos da la bienvenida este manga, mediante la bendición de un Prithvi Mudra en la mano derecha del protagonista. Todo un Satán, el auténtico Señor de la Tierra, nos mira desde sus ojos enrojecidos. El hijo de Dios encarnado para liberarnos a través de su venganza; pero no nacido como sol invictus, sino bajo el influjo de un sol negro. Sí, la simbología de este tebeo es densa; choca bastante con la apariencia general del arte limpio, estilizado y de influencias cubistas.

El argumento parte con la propia gestación de este zagal, del que no llegamos a saber el nombre en ningún momento. Lo suyo no es para nada normal desde el principio, aunque no se puede dilucidar si se trata de un delirio producto de su cabeza o algo real. Este hombre no se desarrolla en el útero sino en el estómago, y la primera emoción que siente es el miedo a morir digerido por su propia madre. Su alumbramiento, repleto de connotaciones místicas, tiene lugar a través del recto, por lo que nace rodeado de sangre y excrementos. Un nacimiento impío, impuro, que se cerrará con un desenlace de magnitud similar. Un círculo de inmundicia completo. Me recordó un poco al personaje principal de El Perfume (1985) de Patrick Süskind, aunque nuestro protagonista de hoy goza a lo largo de la obra de una vida ordinaria, en una ciudad pequeña, con unos padres corrientes.

kami no kodomo2

Él se sabe especial y distinto; no es como los demás. Desprecia a sus padres, a los niños de su edad con los que evita mantener contacto; y, a causa de su aislamiento voluntario (y otro tipo de actividades… digamos que poco higiénicas), sus progenitores lo llevan con otros niños problemáticos. Pero no sirve de nada, claro, y su soberbia y el asco que siente por la especie humana no decrecen en absoluto. Él mismo describe sus procesos mentales y sensaciones, sus experiencias y acciones. Todos sus síntomas apuntan, como bien deduciréis, a un grave trastorno mental y de personalidad, que pasa desapercibido al menos en su auténtica envergadura. Así que conforme va creciendo, aprende a mimetizarse con el resto de la gente que lo rodea, a mantener un perfil medio, a fingir ser como los demás. Pero su verdadero yo no tarda en aflorar y comienza a matar.

El desfile de barbaridades es tremenda: coprofilia, necrofilia, maltrato animal, suicidios, parricidio, acoso escolar de la peor especie, canibalismo, pederastia, tortura, asesinato. Y no falta tampoco la secta mesiánica. Una especie de espiritualidad depravada, demoníaca, lo rodea todo; no en vano a veces se representa al protagonista como un efebo Belcebú, Señor de las Moscas. Kami no Kodomo recoge el legado de lo mejor de cada serial killer histórico (y alguno cinematográfico como el señor Lecter) haciéndolo converger en la figura de este mozalbete. Mozalbete mediante el cual también se aprovecha para hacer una crítica implacable de la sociedad y naturaleza humanas. Con mucha lucidez, he de decir.

kami no kodomo4

El Hijo de Dios, a pesar de que es un manga, está concebido como un Ehon o libro ilustradoNo hay diálogos, la historia transcurre a través de una narración en primera persona, cruda y sencilla. Son once capítulos de gran impacto visual y no muy largos; la lectura se hace ágil y, a pesar de que los dibujos son de naturaleza estática, la energía que emana de las viñetas es sobrecogedora. Con un estilo pulcro, de aire infantil y casi esquemático, logra transmitir el horror de una manera eficaz. Y sin recrearse demasiado en detalles truculentos. No hace falta. Todo hay que decirlo, el arte es muy hermoso, lo mejor de Kami no Kodomo. Las influencias son variadas, van desde el gran maestro Seiichi Hayashi hasta el surrealismo pasando por Marc Chagall y la psicodelia. Llama mucho la atención cómo a través de un arte tan candoroso se trabaja una temática tan feroz y subversiva. Es hasta poético. El contraste resulta atroz, aunque es marca de la casa. Al menos en los tebeos que he catado de los Nishioka.

kami no kodomo3

Kami no Kodomo es un manga duro, muy duro, a pesar de su apariencia delicada. No da tregua y, con unos recursos concisos, bosqueja el retrato, muy sobrio, de un asesino nato. Una gran mayoría de los que hayáis leído esta mini-reseña no tocaréis ni con un palo esta obra (comprensible), pero el que no tema enfrentarse por un rato a los recovecos más oscuros de la mente humana (pero muy oscuros, colegas), lo disfrutará. Es una historia breve como una cuchillada, profundiza lo suficiente para no decepcionar. Porque hay que recordar que son solo una decena de episodios, nada más.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

paja mental, tags

Tag: Escrito a mano

Esto no puede ser, tengo una entrada enquistada ahí de mala manera pero da igual, me apunto a un bombardeo antes de rematarla (no me queda nada, pero me estoy haciendo de rogar a mí misma). Ha sido Karen de Rincón de Animes, la bitácora más chic de la blogosfera, la que me ha nominado para realizar este mini-tag. Es muy elemental aunque bastante elocuente: escribir todo en una hoja, hacer foto de la misma y nominar a más personas.

Primero, ya disculparéis la magnífica chapuza que me he montado yo solita. Mi móvil hace unas fotos aberrantes, no tengo scanner y he usado una cámara que he pillado por ahí. Segundo, espero no encontréis muchas dificultades a la hora de entender mi letra, porque es bastante mala.

Alláááá vaaaaaa…

Eso ha sido todo. Ahora, sí que sí, voy a continuar con la entrada pendiente antes de que emerja desde el editor de texto y me devore las entrañas.

¡Buenas noches!

P.D.: Quiero nominar a otra persona más,  Alba de Mundo Anime. Mientras escribía ya sabía yo que se me iba a olvidar algo… Menuda cabeza tengo.

paja mental, tags

Tag: 4 cosas

Como ya le comentaba a Khalil en su excelentísima bitácora, todavía no he acabado de aterrizar y llevo unos días remoloneando con el blog a pesar de lo que tengo por ahí pendiente de publicar. Digo yo que será el calor, que me hace circular como una babosa, a cámara leeeeeeeeeeeeeentaaa, y con el cerebro supurando ya de la inactividad blogueril. Así que aprovecho su muy oportuna nominación para reactivarme, porque esto tenía visos de alargarse y no puede ser.

4 nombres que la gente usa para mí

La verdad es que no he tenido muchos apodos, que yo recuerde, dos; y tampoco me han gustado mucho, pero allá van:

Janis – Esto viene por Janis Joplin. No es que mi voz se parezca a la que poseyó esta dama ni tampoco tengo su enorme talento (qué más quisiera), pero así se dirigen a mí bastantes personas. Creo que es porque no se acuerdan de mi nombre y como me dedico a la música pues… Janis. M’atocao.

La pintora fideo – En el colegio pintaba muchísimo y mis compañeros siempre me pedían que les hiciera las tareas de la clase de Dibujo para sacar más nota. A mí no me importaba porque entre los libros y dibujar, disfruté mucho en mi infancia. Lo de fideo es porque estaba esquelética.

4 trabajos que he tenido

Cámara de televisión – Sí, de plató y en un programa aburridísimo matinal de esos. Un montón de horas de pie oyendo al realizador pegar berridos por los auriculares y aguantando entrevistas anodinas, recetas de cocina, concursos idiotas, numeritos musicales vergonzosos y demás. Lo bueno era que, cuando venían de algún pueblo a hablar de sus fiestas patronales (o whatever), siempre traían comida estupenda que los cámaras hacíamos desaparecer en cuestión de minutos. Era nuestra recompensa.

Profesora de latín y griego – En una academia, pero no fue por mucho tiempo, solo un curso escolar. ¿Por qué? Porque casi nadie escoge esas asignaturas ahora y tampoco el nivel de exigencia en los centros es muy alto.

Colaboradora en radio – Esto lo sigo haciendo, pero ya esporádicamente. Son programas dedicados al mundo del misterio sobre todo; temáticas que a veces me sacan de quicio y por eso me llaman, para dar el punto de vista escéptico o, simplemente, hablar de Historia Antigua, literatura, comics… Creo que ya lo he dicho alguna vez, estoy rodeada de gente muy creyente en este tipo de historias.

Vendedora de sonido – En el Santo Corte Inglés a través de Panasonic. Había que pagar la universidad entre otras cosas. Me hice amiga de los equipos de alta fidelidad y los home cinemas. También me tocó el área de proyectores y pantallas de grandes dimensiones. Con este trabajo llegué a la conclusión de que lo mío no eran los empleos de cara al público, acabé muy quemada en ese aspecto.

 4 películas que he visto más de una vez

Y dos, y tres, y cuatro… y cientos de veces.

The Rocky Horror Picture Show (1975) – Los musicales y yo. Este es de mis favoritos sin duda. Lo canto de memoria y a grito pelao.

Las noches de Cabiria (1957) – Amo esta película. Giulietta Masina está inmensa y esa banda sonora de Nino Rota… Todo, todo en este film me llega al corazón. Fellini è Fellini.

 Arrebato (1979)- Si no es mi peli favorita del cine español, poco le falta.

Aelita, Reina de Marte (1924) – Soy fan del cine mudo. Esta no es mi preferida pero, no sé muy bien la razón, es la que más veces he visto. He perdido la cuenta. Me fascina la dirección artística, donde aparecen algunas de las vanguardias que surgieron a inicios del s. XX.

4 lugares en los que he vivido

Pamplona – Yo la llamo Paletona. Con eso lo digo todo. FIN.

Zaragoza – O Mañoland, Zaraguay, Zaragotham… es donde resido ahora. Es una ciudad interesante que tiene bastantes cosas que visitar aparte de la monstruosidad esa del Pilar (me parece horrible). No es ni grande ni pequeña, por lo que es bastante asequible en cuestión de distancias; tiene de todo un poco además, la gente es agradable pero… pero debo decirlo: tiene un clima espantoso. La primavera y el otoño no existen, de un frío terrorífico se pasa a un calor agobiante en cuestión de horas. Y al salir de la ciudad, todo es desierto. Está en medio de un secarral muy feo.

Porlamar – En Nueva Esparta, Venezuela. Una parte de mi familia vive ahí. Una. La verdad es que la tengo bastante distribuida entre España, Francia, Estados Unidos, Argentina, Venezuela… una maravilla para intentar reunirse. Isla Margarita me gusta bastante, sobre todo Macanao. Está prácticamente despoblado, tiene unas playas preciosas SIN GENTE y la tranquilidad es algo que valoro muchísimo. Siempre intentaba escaparme a esa zona en cuanto podía.

Madrid – No tengo mucho qué decir, es la capital de España y pasé grandes momentos cuando residí ahí. Me resultó una ciudad cómoda y abierta, me hice con ella enseguida y pude acudir a muy buenos conciertos en esa etapa de mi vida. Los echo de menos. Snif.

4 lugares en los que he estado

Parque Nacional de Canaima – Es uno de los lugares más impresionantes que he visitado. ALUCINANTE. Quiero volver.

Chicago – De mis ciudades predilectas de Estados Unidos. Bueno, ¡cómo ha sonado eso! Tampoco es que haya estado en toooodas las urbes norteamericanas, pero de las pocas que conozco… pues eso.

Singapur – Cuando llegué a esta ciudad me dí cuenta por completo de lo que es EL MAL. Y también de que Asia se va a comer por los pies al mundo.

Biarritz – Visitando a la familia.

4 lugares donde me gustaría estar en este momento

Nube de Oort – Seguro que ahí no hace calor y no hay mucha gente.

Hokkaidô – Quiero visitar esa isla y conocer in situ todo lo posible sobre el pueblo Ainu. He dicho.

Taur-im-Duinath – La pena es que se lo ha tragado el mar y no existe.

Lago Baikal – Buscad imágenes de él y luego me contáis si no estaría bien perderse un ratico por ahí…

4 cosas que nunca como

Coca-Cola – Soy alérgica.

Casquería en general – Hígado, callos, riñones, mollejas, criadillas, arbiello, berica… Me repugnan.

Café – Me sienta fatal al estómago y soy especialmente sensible a la cafeína. Es una lástima porque me gusta.

Plátanos – Blegh.

4 de mis comidas favoritas

Tortilla de patatas – Y no, no la que hace mi madre; la que hacía mi padre.

Té blanco – La variedad “Agujas de Plata” en concreto. Pero solo puedo conseguirla una vez al año y no siempre me la puedo permitir.

Cachapas con queso de mano – Se me hace la boca agua. A mí me salen asquerosas (vaya novedad).

Pommes de terre farcies – Estas sí que las hace mi. Con queso gratinado, pimienta… ¡¡ahmmmmmmmm!!

4 series de TV que veo

¿Tienen que ser actuales? Porque tampoco sigo muchas. Alguna hay, claro… Venga, voy a hacer un esfuerzo.

Les Revenants – Estoy MUY pendiente de su segunda temporada, que se está haciendo esperar, ¡maldita sea!

Jonathan Strange and Mr. Norrell – El libro me gustó mucho y la serie, que finalizó hace unas semanas, también.

The Americans – De momento 3 temporadas impecables. A la espera de la siguiente en 2016.

Twin Peaks – Ahora que por fin el señor Lynch va a estar de nuevo al timón de su secuela, estoy viéndome de nuevo la serie. Es una excusa tonta porque todos los años me hago una maratón, solo que esta vez la he adelantado un poco. Se me despertó el mono.

lynch

4 libros que recomiendo

¿Solo cuatro? Uf, qué difícil. ¿Y para quién? Cada persona es un mundo… bueno, whatever.

El corazón de las tinieblas (1899) – Es la novela más conocida de Joseph Conrad y, como indica el título, es un libro muy oscuro. Habla de la locura, la violencia y doble moral humana desde lo más profundo de la selva ecuatorial africana.

Never let me go (2005) – Aunque esté encasillada en el género de ciencia ficción, yo no la consideraría del todo así. Es una novela psicológica, dura, cruel. El autor es Kazuo Ishiguro, uno de mis escritores favoritos actualmente. Su último libro, The Buried Giant (2015), aunque me ha gustado, me ha dejado un poquitín fría.

El valle perdido y otras historias (1910) – Me refiero sobre todo a la edición de Siruela, actualmente descatalogada, donde aparecían, aparte de este relato corto, otras pequeñas joyas más. Lo leí con catorce años y dejó una fuerte impresión en mí. Algernon Blackwood, el autor, era un tipo bastante peculiar que insufló en sus obras todos sus devaneos con el ocultismo y las filosofías orientales para crear obras realmente curiosas y profundas.

Saga de Gormenghast (1946-1959) – Es una trilogía y se quedó inconclusa porque Mervyn Peake, su creador, falleció. Una gran pena, es realmente especial. No es muy conocida en el mundo hispanoparlante, pero para mí es un clasicazo de la novela gótica, fantástica y de ciencia ficción. Y sí, reúne todos esos géneros, no me he vuelto loca.

Este señor es Mervyn Peake
Este señor es Mervyn Peake

4 cosas que espero de este año

Poder acudir al Salón del Manga de Barcelona (qué feo el cartel, joder, con lo majo que era el del año pasado) aunque lo veo complicado (lloroooooo). Pero la intención la tengo.

Encontrar definitivamente un batería que no tenga asuntos pendientes con la ley o problemas de estabilidad mental (estoy harta).

Ordenar por fin todos los comics que tengo en grapa, ocultos en los abismos del arcón de resina de mi habitación o haciendo bulto en las estanterías. Soy un caos.

Mejorar un poco mi tendencia al tsundoku; la impaciencia y dispersión mental que me caracterizan están alcanzando ya cotas irritantes.

4 cosas que siempre digo

“No, no te presto ese disco/libro/DVD, etc”

“Vaya, me he olvidado……………” (insertar en los puntos cualquier elemento de importancia)

“¿Por qué?” A todo, soy una pesada, como los críos.

“Que sí, que mañana llamo a mi hermano.” Y no lo hago porque él también pasa de mi culo.

4 nominaciones

Probablemente nomine a gente que ya lo esté, pero es debido a que tampoco tengo un círculo social blogueril muy amplio. Así que ya disculparéis si se repiten.

Blog de una Pauutopía

Los animes de Magrat

El Baúl de las Opiniones

El Agua es Blanca

Y eso, espero no incordiar demasiado. Buenos días.