manga vs anime

Manga vs. Anime: la semilla de la manzana

Hacía ya unos meses que no aparecía un Manga vs. Anime en SOnC, y siendo además una de vuestras secciones favoritas del blog, no podía dejarla descansar tanto tiempo como en otras ocasiones. Así que aprovechando que han vomitado de golpe los scanlations completos de Appleseed (1985-1989) hace menos de un mes, he decidido rendirle un merecido homenaje a este clasicazo del manga de ciencia-ficción japonés. Ya no hay excusa para no leerlo, camaradas otacos. Es uno de mis favoritos del género, lugar que ocupa junto a mis amados 11-nin iru! (1975), Akira (1982-1990), 20th Century Boys (1999-2006) o Wombs (2009-2016), de los que ya he escrito (y volveré a escribir en el futuro, es inevitable). La trascendencia histórica de Appleseed y su enorme influencia en obras posteriores es innegable.

Appleseed ha tenido muy variadas encarnaciones animadas y, sinceramente, algunas bastante lamentables. Aún está pendiente la producción de una serie que, por problemas con los estudios, anda más colgada que un jamón en el Moncayo. Desde 2005, ojo. Un poco triste el asunto. Sin embargo, la que fue su primera adaptación, una OVA realizada por Gainax en 1988, sí que posee cierto interés y merece atención. Incluso no resulta descabellado hacer un Manga vs. Anime con ella, ya que son obras coetáneas. Por lo que aquí lo tenéis, recién sacadito del horno, humeante y tierno como un pastel de manzana.

Appleseed

Pero antes de meternos en harina, una pequeña introducción sobre la franquicia y su autor va a venir fenomenal para refrescar la memoria. Aunque así como inicio, de sopetón, podemos aseverar que Appleseed es uno de los mangas de ciencia-ficción más influyentes junto a Akira. Ellos son los padres de todo lo que vino después en el género; pueden considerarse un punto de inflexión en el universo del tebeo japonés, sobre todo en la demografía seinen, que continúa siendo la más prestigiosa.

Así como de Katsuhiro Ôtomo sabemos bastantes cosillas, de Shirow Masamune no. Conocemos datos muy básicos, y solo rula por internet una única foto suya. Una. Es todo un mérito haber logrado tamaña hazaña de la privacidad viviendo en la época que vivimos. Shirow Masamune, que es el seudónimo de Masanori Ota (Kobe, 1961), ha sido meticuloso en extremo a la hora de proteger su intimidad. Estudió Arte en la Universidad de Osaka, se dedicó a la docencia unos añitos y después se metió de lleno en la disciplina del manga. En 1983 publicó como dôjinshi el one-shot Black Magic, que un par de años más tarde reeditaría la pequeña editorial Seishinsha; y a través de ella alumbraría, también en 1985, nuestro protagonista de hoy: Appleseed.

masamune

El impacto fue inmediato, Japón en esos años además estaba experimentando un enorme furor por las obras de género cyberpunk y ciencia-ficción, acorde a su meteórico desarrollo tecnológico. El salto histórico de lo analógico a lo digital estaba sucediendo en esos momentos, Japón era considerado la vanguardia absoluta del planeta. Sin embargo, tampoco hay que perder de vista la descomunal burbuja en la que estaba sumido, y que no tardaría en estallar en los 90. Este descalabro económico sería responsable del ostensible cambio de tono en su segunda obra maestra: Ghost in the Shell (1989-1991). En el futuro le dedicaré otro Manga vs. Anime, porque su influencia fue, y sigue siendo, tremebunda; pero hoy continuaremos con su primera opus magnum, y que contiene el germen de ideas que más tarde desarrollaría en GITS.

Masamune-sensei es un mangaka con un estilo muy característico que, como era de esperar, ha ido evolucionando a lo largo de los años. Minucioso y deslumbrante, siempre ha volcado su amor a los artrópodos y el campo armamentístico en unos diseños extremadamente prolijos. Y también, en todas sus obras, ha plasmado su admiración por autores de sci-fi como Isaac Asimov, William Gibson o Philip K. Dick. Su carrera es amplia, y no solo se ha ceñido al mundo del cómic, aunque casi siempre ha estado relacionada de una manera u otra con el mundo de la tecnología, las realidades distópicas, la filosofía y la política. Todo salpimentado con abundante acción de calidad.

appleseed15

Pero regresando a Appleseed, su tremendo éxito fue avalado además por el prestigioso Premio Seiun, que ganó en 1986 al mejor cómic de ciencia-ficción. Este galardón llamó la atención del legendario traductor Toren Smith (1960-2013), que fue el primer occidental que se plantó en Japón con la intención de traducir y vender mangas en Estados Unidos. Hasta entonces nadie lo había hecho, y con gran tino fichó la obra de Masamune para editarla en inglés. Su traducción al español todavía tuvo que esperar 10 años más, y fue Planeta la encargada de su publicación entre 1997 y 1998 en una primera edición, y en 2006 en la segunda.

Appleseed consta de 25 capítulos repartidos en 4 tankôbon con nombre propio: El desafío de Prometeo, Prometeo desencadenado, La balanza de Prometeo y El equilibrio de Prometeo. Y todos ellos narran la historia de una Tierra devastada por la Tercera Guerra Mundial que, curiosamente, no ha sido nuclear. Las viejas naciones desaparecieron y surgieron otras, en un planeta donde el único lugar donde reina la paz se llama Olympus. Una ciudad utópica habitada con bioroids, cyborgs, máquinas y humanos de diferentes lugares, en la que la tranquilidad y bienestar de sus ciudadanos se encuentran amenazadas tanto desde dentro como desde fuera.

En Olympus la frontera entre lo humano y la máquina es difusa, la inmortalidad casi se ha alcanzado. Al menos entre los bioroids, que son clones humanos pero con ciertas modificaciones artificiales en su talante y longevidad. Casi todos los que viven ahí lo son, aunque la ciudad-estado se encuentra casi en su totalidad en manos del superordenador Gaia. No todo el mundo es feliz en ese paraíso, cuyo mantenimiento y progreso pueden conducir a la entropía si no se toman medidas.

En el exterior, el resto de países no han logrado el mismo nivel de desarrollo que Olympus. Algunos son todavía cruentas zonas de guerra, otros intentan destruir la (no tan) idílica ciudad-estado. En este horizonte tan complejo, de intrincada política interior y exterior donde las amenazas se multiplican por doquier, aparecen los protagonistas de Appleseed: la humana Deunan Knute y su compañero el cyborg Briareos. Ambos reclutados del exterior por la bioroid Hitomi e invitados a residir en Olympus. Deunan y Briareos son mercenarios hábiles y eficaces, acostumbrados a escenarios apocalípticos donde el combate a vida o muerte es diario. Pero, ¿es por eso por lo que han sido acogidos en Olympus? ¿O tendrá también algo que ver que Deunan sea una humana pura y que su ADN ya haya sido utilizado para crear bioroids? La cúpula de la ciudad se encuentra dividida y enfrentada en una peculiar guerra fría por el futuro de los humanos, cada uno tiene sus planes. ¿Qué pretende la poderosa Atenea Areios? ¿Cuál es la estrategia del Consejo de Ancianos?

appleseed13

Como toda buena obra de cyberpunk, la acción y la violencia tienen un papel muy destacado. Pero no se trata de una furia ciega, no es un mero espectáculo mecha de armas, refriegas y diálogos testosterónicos. Masamune plantea dilemas importantes, Appleseed es un manga denso que exige más de una lectura y, lo más importante, obliga a la reflexión. No es una sucesión de ensaladas de hostias con un argumento de adorno. Además el uso de la nomenclatura griega clásica añade la puntilla a un tebeo de clara esencia filosófica, más allá de los mamporros y el exhibicionismo armamentístico. Es verdad que la segunda mitad del cómic tiene mucho más de carrusel militar, pero no abandona su impronta introspectiva.

Appleseed nos adentra en una sociedad hipertecnificada donde la mayor parte de sus miembros han sido diseñados con parámetros de agresividad muy bajos y una predominante tendencia a la conformidad. Una civilización surgida después del caos edificada sobre los cimientos de la ingeniería genética y la cibernética, que para algunos no deja de ser una jaula dorada que les impide vivir una existencia plena. A ella llegan Deunan y Briareos, encontrando su lugar en las diversas fuerzas de seguridad estatales. Trabajan como defensores de la ley,  fortaleciendo su posición tanto en Olympus como en el planeta. Son testigos obligados de la situación general, tanto política como económica, del mundo; con sus conspiraciones, tragedias y batallas.

appleseed11

Appleseed como tebeo podría haber tenido una vida más larga, pero Shirow Masamune es un hombre que gusta de diversificarse y suele trabajar en diferentes proyectos a la vez. No lo aparcó definitivamente, pero se dedicó a otros menesteres; y el Gran Terremoto de Hanshin (1995), que afectó especialmente a la región metropolitana de Keihanshin donde reside, tampoco ayudó a que retomara sus riendas, pues muchos de sus bocetos y notas sobre Appleseed se perdieron. Aun así, esta obra ha logrado ser una de las referencias ineludibles dentro del cómic de ciencia-ficción, y su Manga vs. Anime no carece de atractivos para la otaquería. ¡Es un clásico!

managavsanime

No hay mucho que cavilar: vence el manga. Aunque se compararan todos los anime inspirados en el tebeo de Masamune (que son unos cuantos), todavía así, el cómic resultaría ganador. Para ser honestos, Appleseed no puede presumir de tener las mejores adaptaciones animadas. En ese aspecto Akira fue mucho más afortunada con su dibujito chino. No obstante, la OVA elegida, contemporánea de la novela gráfica, de por sí resulta bastante digna; sin embargo, no da la talla como encarnación de la obra original.

Se comprendió que intentar comprimir en poco más de una hora los cuatro tankôbon del manga sería tarea ardua, así que optaron por realizar una adaptación bastante libre del segundo volumen, donde Gaia desata todo su poder y comienza a tomar sus propias decisiones, en pos de la supervivencia de la humanidad. Introducen personajes nuevos que no existen en el tebeo, y adelantan la temática terrorista que se trabajará en posteriores arcos argumentales del cómic. Pero se nota que abarca exclusivamente la primera mitad del manga porque el fanservice es inexistente y la aventura concierne al ámbito interno de Olympus. No aparecen el resto de potencias mundiales.

Es algo que me agradó bastante de esta OVA, la ausencia de sexualización en los personajes femeninos, que en la segunda mitad del manga se hace habitual (no así en la primera). Ellas soportan un peso significativo en el desarrollo de los acontecimientos, no son meras ornamentaciones posando en bragas con semiautomáticas en la mano. En realidad ellas acaban saving the day, algo que en el tebeo no ocurre. Aunque Hitomi continúa siendo muy un poquito inútil en ambos formatos, Atenea y Deunan brillan mucho más en la animación. Deunan en el cómic se diluye, adoptando el rol tradicional de la época en los seinen de las chicas duras: competentes hasta cierto punto pero muy dependientes de su partenaire masculino. Y enseñando ropa interior a la menor ocasión. No es algo de lo que extrañarse ni lo estoy juzgando, porque era (y es) habitual ese enfoque del género femenino en ciertas demografías (shônen, seinen) del manganime. Pero no puedo evitarme preguntar si a los espectadores masculinos no les resultaba raro toparse una y otra vez con chicas ligeras de ropa y una miaja tontinas. Continuamente. A mí personalmente me parecía bastante chocante, pero claro, yo era una chica.

Resumiendo, los personajes fuertes femeninos en la OVA están representados con normalidad, en ese aspecto demuestran ser más interesantes que en el tebeo; y aparecen mucho más capaces y resueltos que en su papá el manga.  No por ello además con la típica aureola de maldad que suele acompañar a la fémina que toma decisiones, simplemente son personas. Y llevan ropa normal, hablan normal, actúan normal y parte de su importancia no se basa en su grado de sex-appeal o una posible relación amorosa. Nada de eso. Y es algo realmente llamativo, sobre todo en un anime de las características en esos años.

Para el que no haya leído nada de Appleseed, la OVA de 1988 del mismo nombre puede ser una iniciación correcta, pero poco más. Una primera toma de contacto con un s. XXII complejo y lleno de contradicciones. Pero no refleja más que la punta del iceberg, de hecho el esfuerzo que realizaron por sintetizar el intrincado universo del manga se quedó a medias. Transmite la impresión de superficialidad y desorden; y el desarrollo psicológico de los personajes es muy básico. Los agujeros en el argumento para un neófito serán, a la fuerza por falta de contexto, mucho más visibles (y ya lo son de por sí), porque no brinda respuestas a los enigmas centrales ni explica lo suficiente orígenes y motivaciones.

El anime corre como un pollo sin cabeza, se precipita sobre sí mismo. Hace mucho más hincapié en la acción policíaca que en las diferentes e interesantísimas temáticas que el manga trabaja: ¿está la mente del ser humano de verdad preparada para vivir en un paraíso, en una utopía? ¿O es una aspiración que nos conduciría en realidad a la destrucción? ¿Cuánto de humano tiene una conciencia plena artificial? Esas cuestiones y muchas más, se vierten en el manga, donde Masamune estampa también las preocupaciones políticas de mediados de los 80: la guerra Irak-Irán, los primeros brotes de yihadismo que ya presagiaban su dispersión global, un Poseidón (Japón) más como superindustria comercial que como nación, la injerencia de Olympus en la soberanía de otros países simplemente por su superioridad tecnológica y bélica (al estilo de Estados Unidos), etc. Poco o nada de esto se encuentra en la OVA cuya historia peca de pueril a ratos. Sin embargo, también tiene una ingenuidad muy tierna que se agradece, aunque pueda resultar paradójico.

En el plano artístico ninguna animación puede hacerle justicia al espléndido y cuidadoso trazo de Masamune. Su amor por el cine de acción y ciencia-ficción brota de la manera más inesperada, como los detalles que dedica a la mítica Escape from New York (1981), entre otras. Sus exquisitas descripciones de armas, cyborgs y máquinas varias son un auténtico deleite para la vista. A pesar de la imposibilidad de acomodar su arte como merece, el anime se lo calza con honor; y aunque le queda bastante grande, puede bailar bastante bien. Su transición al movimiento se llevó con mimo y delicadeza, se observa verdadero respeto a su estilo. En ese aspecto, aunque no alcance la calidad del manga, resulta un trabajo magnífico. Y para los forofos de la animación analógica old school es un placer disfrutar de su bella fluidez, dinámica y riqueza de detalle.

appleseed1

En resumen, la OVA la disfrutarán más los que ya conozcan la obra y hayan leído o visto algo sobre ella. Tiene demasiados puntos muertos para un profano. Sin embargo, estando previamente al tanto de sus defectos, resulta una introducción decente. No es un anime perfecto ni una adaptación justa, pero tampoco se puede considerar un animierder. Es totalmente recomendable si no se es muy quisquilloso. No obstante, cuando se lo compara con el manga tiene todas las de perder salvo por ciertos pormenores que me han sorprendido para bien. Pero no se le deberían pedir peras al olmo, y aunque la OVA posee sus virtudes, el tebeo se la come con patatas sin dejar rastro. Así que dadle al manga, amiguitos, que Appleseed es cosa fina. Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

anime

Bonjour, printemps

Me han regalado una hervidora nueva, qué feliz me siento. Solo los que traguéis té en cantidades industriales como yo podréis entender mi alegría. La que tenía era pequeña y estaba ya muy cascada. Ahora puedo hacerme 2 litros de golpe ¡¡¡VIVA!!!

hanami
“Hanami en la colina de Asuka” de Kitao Shigemasa (1776)

Esta temporada de primavera comienza muy fuerte comparada con la pasada invernal. La cosa ha sido tan exagerada para mí que me he visto forzada a apartar anime ya que, dado el tiempo del que dispongo, no puedo pegarme la vida con la nariz pegada a una pantalla. Aún así he seleccionado 9 series, no todas con el mismo nivel de interés y, como siempre, abandonaré unas cuantas. Voy a otorgarles 4, y no más, capítulos de prueba. Aunque aborrezca el primer episodio. Si leo argumentos entre mis colegas bloggers que me convenzan, quizás haga alguna excepción, pero voy a llevar esto a rajatabla. Así que, a pesar de que internet está ya a rebosar de previews de este tipo, servidora hace la suya no como labor informativa (es inútil a estas alturas), sino para organizarme mejor; verlo escrito en una entrada me ayuda bastante, sobre todo en estos tiempos de regurgitaciones emocionales. ganazas Estos son los anime hacia los que me voy a tirar de cabeza, embistiendo todo lo que se me ponga por delante. Los espero con mucha avidez y son los más susceptibles de que me decepcionen considerablemente si acaban derivando en un comistrajo ponzoñoso. Pero tengo confianza, ¡esto no ha hecho más que empezar, leñes!

Kekkai Sensen

血界戦線

Esta es una de las series que posee todos los ingredientes para que empiece a salivar a borbotones con los ojos en blanco: ciencia ficción distópica, vampiros, hombres-lobo, super-poderes, rollo sobrenatural y acción a raudales. Solo pido lo más básico: personajes no demasiado subnormaloides, una historia firme, animación que no decaiga y que, porfavorporfavorporfavor, no se exceda con el CGI. ¿Es quizá demasiado? Nah, que es Bones, joder, qué menos que reclamarles estas menudencias

Míralos qué bonicos todos... y el que luce patillotes me recuerda a mi amado Lobezno
Míralos qué bonicos todos… y el que luce patillotes me recuerda a mi amado Lobezno… pero metro y medio más alto

Ore monogatari!!

俺物語!!

Ya hablé del manga hace un tiempo y, a pesar de que no consigo conectar con su sentido del humor, es de lo mejor que hay en shoujo ahora mismo. Al modificar de manera tan sustancial la óptica del argumento, todo cliché del género que se aplique provoca que el resultado sea, como mínimo, muy fresco y sugerente. Estoy ansiosa por ver el trabajo de Madhouse, aunque ya percibí que las semejanzas en el arte con Chihayafuru son de escándalo. No considero que sea algo grave y prefiero mantener una visión global. Son buenas noticias también que vayan a ser 24 episodios (¡ahí, claro que sí, dándolo todo, hostias!), así que me estoy preparando para una primavera y un veranito repletos de las enternecedoras sandeces amorosas de Takeo y Rinko. Lo vamos a pasar muy rebién, ¿VERDAD?

oremonogatari2

Knights of Sidonia: War of the ninth planet

シドニアの騎士 第九惑星戦役

Sidonia no Kishi no logró convertirse en uno de mis anime favoritos del año pasado. Me habría gustado ubicarlo entre Ping Pong: the animation o Hôzuki no Reitetsu, por ejemplo, pero aún así lo vi con bastante satisfacción y considero que fue más que decente. Las únicas cosas que me chirriaban eran el maldito CGI y la inexplicable adoración de casi todas las féminas por Tanikaze (a veces se hacía muy molesto), pero el argumento, sin ser el colmo de la originalidad, supo mantener mi atención con mucha eficiencia. De la segunda temporada de Knights of Sidonia espero lo mismo o incluso más. El tema de los Gauna me parece de lo más interesante y espero que profundicen en su naturaleza. Que no se quede todo en el típico enemigo lovecraftiano monstruoso que da mucho repelús; y las Quimeras me resultan fascinantes también. Se quedaron muchos temas colgando… veremos qué derroteros toman ahora. En ascuas estoy.

sidonia

merodear Con merodeando me refiero a que espero grandes cosas de estos anime, pero tampoco me ilusionan tanto como los anteriores. Y que, a priori, no me joderá demasiado tener que mandarlos al cuerno. Pues eso. Al tajo.

Arslan Senki

アルスラーン戦記

Fantasía épica, ¡VEN A MÍ! Batallas sin fin , reinos perdidos, villanos retorcidos y poderosos, magia a raudales, la búsqueda del conocimiento o la gloria… ¡grandilocuencia hasta el infinito! Eso le exijo a esta serie. Ah, y que no me aburra. La historia no puede ser más tópica, por eso también sería deseable que los personajes se salieran un poquito de los roles tradicionales de este género y, por supuesto, que el CGI fuera discreto. No hay nada que me parezca más cochino que una ambientación medieval de excesivo olor informático. Puaj.

Arslan-Senki

Kyôkai no Rinne

境界のRINNE

A ver, estamos hablando de una de las grandes: Rumiko Takahasi. A esta dama le debo mis idolatrados Ranma 1/2 e Inuyasha. Solo por eso ya tendría que estar lamiendo el suelo que pisa. Pero tampoco debo evitar ser crítica, una cosa no quita a la otra. Sinceramente, no he leído el manga de Kyôkai no Rinne, pero lo que he olisqueado sobre él, es una historia con los particulares y típicos componentes que suele manejar Takahasi, así que no creo que me decepcione mucho: comedia sobrenatural con elementos del folclore japonés. Me gustaría que, en general, no me llegara a recordar a otras obras anteriores suyas (la sombra de Inuyasha es alargaaaaada), no obstante lo veo harto difícil: voy a ver Kagomes y Shippôs everywhere. Con tal de que no la encuentre muy repetitiva o me entren unas ganas irresistibles de pegarme una siesta mientras la veo, me daré por contenta.

rinne2

Hibike! Euphonium

響け!ユーフォニアム

Todo lo que tenga relación con la música lo engullo sin masticar. P’adentro. No siempre consigo una adecuada eupepsia a causa de mi glotonería musical, eso es verdad, pero espero que el caso de Hibike! Euphonium no finalice en indigestión. También admito que hay un par de cosillas que no me gustan de este anime: el tufo a harem y las pintas moe de las mozuelas. A pesar de ello, tendrá sus 4 capítulos de prueba y deseo con todas mis fuerzas que esos dos inconvenientes iniciales logren diluirse en lo que pueda ser una buena serie.

Mucho enseña las garras usted, señorita Kumiko... ¿fanservice para el personal?
Mucho enseña las garras usted, señorita Kumiko… 

bof Anime que me dan igual, ni fú ni fá, pero a los que quiero dar su oportunidad porque el argumento me atrae lo suficiente. No espero gran cosa de ellos y si resultan ser estupendos, me alegraré profundamente. Pero no voy a esforzarme ni un ápice para encontrar sus bondades. ¿Que bien? Genial. ¿Que mal? A cavar zanjas.

Plastic memories

プラスティック・メモリーズ

La temática de la IA y los replicantes, como buena fanática de la sci-fi que soy, me gusta de entrada aunque esté trilladísima. Que el argumento beba de Phillip K. Dick (amo a este autor) también es un plus a tener en consideración, pero… temo que este anime acabe desvariando al estilo Gokukoku no Brynhyldr. Le daremos su oportunidad, por supuesto.

plasticmemories
¿Esa es Sakura Chiyo?

Owari no Seraph

終わりのセラフ

Otra serie de temática sobrenatural y tintes apocalípticos. Y van… Pero hay vampiros, adolescentes desbarrados y matanzas. Mi faceta más primaria debería sentirse colmada, aunque vamos, un poquito de jugo tampoco vendría mal, ¿eh? Que algunos personajes femeninos tengan pinta de lolis pseudo-góticas no me hace mucha gracia precisamente, aunque el rollo de que aparezcan katanas me gusta más. No tengo muchas esperanzas de que sea un anime memorable, aún así le echaremos un ojo.

owari

Vampire Holmes

Sherlock Holmes y vampiros. No digo más. Para mí esas dos variables son como un electroimán superconductor de esos que se utilizan para los experimentos de fusión nuclear. Va a ser una serie de episodios cortos y tiene pinta de ser una cerdada de las que hacen historia; pero mi deber como talifan del personaje de Conan Doyle es verlo. La mascotita, Kira, a pesar de que es un gato, creo que me va a poner de los nervios. Veremos.

Vampire-Holmes

Tengo anime en reserva, claro, como Lupin III, Re-kan!, Ninja Slayer y alguno más, pero estos son, por ahora, los que tengo intenciones de comenzar hasta que mi paciencia diga PRAU.

Gracias por los ánimos y a los que felicitasteis. Abrazos y nos leemos pronto.