mierder, paja mental

Mangas mierder a los que no arrimarse ni enfundado en un ILC Dover Chemturion 3525 (nº1)

Aaaaah… los mangas mierder son dañinos e innumerables como las pulgas y piojos. Así que hoy voy a inaugurar la primera entrada (de las que serán muchas más) de esta sección del blog, dedicada a esos engendros perversos con los que uno se topa de vez cuando… y que hacen que te preguntes a ti mismo por qué hay tanta maldad en el mundo. La selección que voy a hacer es completamente arbitraria, no sigue ninguna pauta, salvo la de haber conseguido generar en mi persona sensaciones y pensamientos bastante desagradables. Si es la primera vez que caes en este blog, no te apures si te sientes agraviado al encontrar algunos de tus mangas favoritos puestos a caldo. Solo tienes que darle a esa X que hay en el vértice superior derecho de tu pantalla y olvidar lo que has leído.

Hoy comenzaré con la porquería más reciente que he terminado de leer. Que aproveche.

Black Bird

ブラックバード

La madre que me parió. ¡¿Quién cojones me mandaría a mí leer esta montaña de basura?! Es lo que pasa cuando se tiene debilidad por el folclore japonés y sus criaturas. Qué bien, salen tengu… y shirohebi… y kitsune (aunque aquí utilizan un término más inusual, el de youko)… y, y, y vaya piece of crap, colega. Desde luego esto no es Inuyasha; ni siquiera Kamisama Hajimemashita.

Black Bird es un shoujo de corte sobrenatural de la peor especie: sensiblero, folletinesco, repleto de bishies irritantes, predecible como una canción de parvulario y unos protagonistas principales a los que dan ganas de reventarles la cabeza desde la primera viñeta. Todavía me parece increíble el éxito que ha tenido y que le dieran encima un premio Shogakukan. El mundo está mal, PERO MUY MAL.

El personaje principal femenino, Misao Harada, cumple con todos los peores estereotipos que pueda tener una heroína de shoujo. Es una gaznápira de corte escandalosamente Mary Sue que se pega media historia (y la otra mitad también) llorando, desmayándose, sonrojándose, con unas taquicardias y arritmias nada sanas y, por supuesto, siendo maltratada, vapuleada, violada, arrojada por ventanas y tejados (en serio), envenenada y continuamente rescatada a lo largo de todo el manga. Tiene la tradicional personalidad frágil y bondadosa, de actitud inexplicablemente pasiva ante todo lo que le ocurre (¡que te están ahostiando, joder, haz algo!); y la típica fijación obsesiva por su amor.

harada

Su pareja, el tengu Kyo Usui, es el característico malote tío bueno con una actitud totalmente abusiva y manipuladora hacia Misao.  La trata como si fuera una discapacitada intelectual (la pobreta no es que sea muy lista, pero joder…); y sus celos y brutalidades son de patadón cósmico en la entrepierna. Toda una alhaja de varón al que mantener a la distancia de Plutón si se quiere gozar de un mínimo de higiene mental. Eso sí, todo es porque siente tanta devoción, le devora un amor tal, que no puede contenerse a veces. A TOPE, MUY A TOPE.

Claro que sí, machote
Claro que sí, machote

El argumento no es ni insólito ni tampoco se desarrolla de manera asombrosa (todo lo contrario). Son 84 capítulos para contar una historia que con 10 habría quedado finiquitada (y gracias). Este manga pierde la continuidad además en multitud de ocasiones, haciéndolo un fastidio. La trama no progresa con naturalidad, las disputas por el poder (¡ejem!) entre los youkai son infantiles e irrisorias. Hay un superávit de besitos y magreos varios muy indigesto. Estas deficiencias son también lógicas ya que Black Bird enseña sus cartas demasiado pronto, y con algo tenía que rellenar la autora, Kanoko Sakurakouji, ese casi centenar de episodios…

El tema va de la adolescente Misao Harada (todo candor) que tiene la habilidad especial de poder percibir los youkai y yurei que la rodean. De pequeña tenía de vecino a un misterioso zagal, Kyo Usui, que también podía verlos y con el que compartía juegos y bromas. Pero, repentinamente, este jovenzuelo tuvo que irse del barrio aunque le prometió que volvería y se casaría con ella. El niño resultó ser luego el líder de su clan de tengu y, por supuesto, regresa a buscarla; porque ante todo Misao necesita ser protegida ya que, en realidad, es una mujer muy especial (la Doncella Senka o Novia de la Profecía) que nace cada cierto tiempo y cuyo cuerpo y sangre proveen de grandes virtudes al youkai que se la coma. De ahí que, a partir de su decimosexto cumpleaños, sea perseguida y atacada por todo tipo de entidades malvadas. Si el jefe de un clan de youkai consigue hacerla su esposa, sin embargo, traerá prosperidad y poder infinitos a su tribu. Y así empieza todo.

¡Mátalos, mátalos antes de que pongan huevos!
¡Mátalos, mátalos antes de que pongan huevos!

El nivel de melodramatismo que alcanza a veces es ridículo, tipo telenovela ochentera cutre; y aunque lo aderecen con sexo a ratos (rollito smut, todo muy suave no obstante), los efluvios que expele tipo Twilight o incluso 50 sombras de Grey son muy, pero que muy de vergüenza ajena. La supuesta comedia que contiene por mi parte fui incapaz de detectarla. El resto de personajes secundarios no merecen tampoco mucha atención, salvo tres o cuatros sueltos. Son en general ese fondo medio borroso que decora con eficacia el romance y drama de los dos mongolos principales.

El dibujo, todo hay que decirlo, es bastante potable; algunas composiciones de hecho son muy buenas. Pero claro, el resto del manga… ugh.

tengu

No tengo mucho más que decir, salvo que me ha costado horrores finalizarlo (meses y meses) y que lo he hecho por cabezonería pura y dura. No es la primera vez que me trago un bodrio semejante, aunque procuraré que sea de la últimas ocasiones… el valor que doy ahora a mi tiempo libre ha cambiado mucho. ¿Será que estoy madurando? NOOOOOOOOOOOOO, NO PUEDE SEEEEERRRRRR.

anime

秋 2

Más animes, más animes por favor. Sí, los he encontrado, unos cuantos más que se añadirán a la lista anterior de visionado. Es preferible tener un repertorio amplio porque siempre se suele abandonar alguna serie. Y probablemente incrementaré su número conforme se vayan anunciando nuevas propuestas. O no, claro, quién sabe. Pero octubre, que es el mes del pistoletazo de salida de la nueva temporada otoñal, está ya a la vuelta de la esquina…

taiso yoshitoshi
“Luna de otoño sobre Sumiyoshi” de Taiso Yoshitoshi circa 1880

Shingeki no Bahamut Genesis

  神撃のバハムート GENESIS

No puedo evitarlo, la fantasía épica me puede en el anime (no tanto en el manga), así que con toda seguridad me tragaré sin protestar esta serie. Una absoluta cerdada (pero de las gordas) tiene que ser para que la abandone; y aunque el argumento no me genera ningún “pero”, tampoco me impresiona demasiado, es bastante representativo de lo que es la “espada y brujería”. Shingeki no Bahamut Genesis nos sitúa en el mundo de Mistarcia, un lugar de pasado convulso y violento donde hace dos mil años el alado Bahamut intentó destruir la tierra. Esto obligó a las tres razas principales, hombres, demonios y dioses, a superar sus diferencias y colaborar juntos para derrotarlo, sellando su poder. Lo lograron mediante una llave que partieron en dos: un fragmento para los demonios y otro en manos de los dioses. Estos fragmentos no deben unirse jamás, so pena de liberar a Bahamut. Pero tras dos milenios de paz, una mujer humana roba la mitad de la llave que poseen los dioses, y ahí es cuando nos topamos con la madre del cordero. No puedo evitar ver ciertas pinceladas de Slayers: sus shinzokus (dioses), humanos, mazokus (demonios) y… su pavoroso Shabranigdu, cuyo ser/poder se encuentra sellado también (¿se nota que soy un fan acéfalo de Slayers? ¿se nota mucho?).

Lo único que me ha horrorizado ha sido el puto CGI que se ha visto en el trailer. Puntual, vale, pero yo no sé si han puesto a un mono ebrio o a un sonámbulo delante del ordenador o qué. Para mí es un obstáculo importante el abuso y/o mal uso del CGI en el anime. En esta serie ya veremos si se trata de todas formas de un uso generalizado o no, pero el voto de confianza se lo doy porque además los estudios son Mappa, y tengo en muy alta estima otros trabajos suyos como Sakamichi no Apollon (¡DE RODILLAS TODOS!) o la actual en emisión (y que me está gustando bastante) Zankyo no Terror, donde el tema CGI está muy bien llevado.

bahamut

World Trigger

ワールドトリガー

Aunque es un manga bastante reciente (del 2013) y está todavía completando su sexto volumen, uno de los estudios más gordos, como es Toei Animation, estrena el anime de World Trigger este 4 de octubre. Toei. EJEM. Espero que la animación no sea demasiado cutre, porque últimamente es marca de la casa (Sailor Moon Crystal, por ejemplo, está siendo sonrojante). Así que, por lo menos en ese aspecto, no me hago demasiadas ilusiones. A pesar de ello, el argumento me parece chulo y espero que, siendo sci-fi y habiendo acción, difícil será que los ojos no me los tenga distraídos un rato (soy un ser humano algo primario, qué le voy a hacer).

La historia comienza cuando una puerta a otro mundo aparece repentinamente en Mikado y por ella surgen unos seres gigantes monstruosos amenazando a la humanidad: los Neighbors (la cabeza al autor no le explotó al escoger el nombre, desde luego). La única defensa de la tierra frente a estos invasores, aparentemente invencibles, es una organización secreta de guerreros llamada Border, que utiliza las propias armas del enemigo contra ellos.

Una de mis ilusiones respecto a esta serie es, que como mínimo, haya una buena ensalada de hostias en cada capítulo. Lo sé: viva el descerebre.

worldtrigger

Fate/Stay Night: Unlimited Blade Works 

劇場版

El proyecto Fate es, casi siempre, sinónimo de calidad.

Fate/Stay: Unlimited Blade Works, de todas formas, es la adaptación a serie de la película del 2010, así que el argumento es el mismo: la guerra por la búsqueda del Santo Grial donde de manera involuntaria se enreda el protagonista, Shiro Emiya. En esta contienda, cada rival se sirve de un espíritu heroico que lo auxilia a conseguir este objeto sagrado, ya que puede cumplir cualquier deseo que se le solicite. Shiro Emiya, que es un poco pardillo y no sabe de la misa la media, se ve obligado a asociarse de manera temporal con Rin Tohsaka para poder proseguir en la competición; pero empiezan a surgir problemas bastantes serios porque el espíritu sirviente de Rin, Archer, le tiene una ojeriza tremenda, sin motivo aparente, a Shiro.

Aborrezco los videojuegos en general y todo lo que tenga relación con ellos, pero el proyecto Fate siempre hace que me tenga que comer estas idioteces mías con patatas. ¿Qué voy a encontrar en Fate/Stay: Unlimited Blade Works? Un menú que me entusiasma: fantasía, magia, intriga, un poquito de drama y mucha acción. La cosa promete.

fatenight

De las 44 series de anime de momento anunciadas, he sacado en limpio estas. Eso no quiere decir que entre las que no he incluido aquí, no haya alguna buena serie que merezca la pena, pero a mí personalmente no me interesan o me parecen mongoladas. Hay varios mechas que tienen buena pinta, pero es un género que me suele cansar si veo varias series del palo de continuo. Y con el shoujo tengo una relación complicada, así que también dosifico; no obstante casi todo lo que había para este otoño, apestaba. Mejor ventilar un poco el asunto.

mierder

Ookami Shoujo to Kuro Ouji, ese horror

オオカミ少女と黒王子

Buf, no he podido, no he podido con él.

Este manga me ha sacado de mis casillas. Al tercer capítulo ya tenía unas ganas tremendas de mandarlo a la mierda, pero decidí darle más oportunidades de las que se merecía. He sido hasta demasiado paciente, pero lo siento, capítulo 20 y hasta nunca. El engendro este encima va a estrenar anime en octubre. Hale, que aproveche.

sadico

Veamos: un shoujo clásico, con un argumento típico del género, la dosis indispensable de comedia ligera y dos idiotas de protagonistas. Hasta ahí nada que objetar, en Kimi no todoke los dos tortolitos principales no se distinguen precisamente por su avispamiento, pero se hacen querer. Son kawaii, te acostumbras a su retraso mental y disfrutas de la historia y sus gloriosos secundarios.

Aquí no. La ilustración de arriba ya da pistas respecto a lo que uno puede encontrar en Ookami Shoujo to Kuro Ouji.

El protagonista masculino es un maltratador psicológico de cuidado (aunque lo maquillen con la etiqueta de “sádico”) y la chica es medio lerda, se deja manipular a todas horas y tiene una autoestima nivel -200. La evolución de los personajes además es poco acertada: el mozuelo (se llama Kyouya Sata) se va convirtiendo en una especie de bloque de hormigón y ella (Erika) se hace todavía más sumisa, lo que la convierte definitivamente en una tonta redomada. Incuestionable que ambos necesitan terapia y psicofármacos.

Siempre hay que tener en cuenta que la sociedad japonesa es muy tradicional y peca de cierto machismo, es algo con lo que se lidia cuando se lee manga o se ve anime; pero lo de este manga ya es el acabóse. Creo que los valores que se expresan en este manga no son beneficiosos: aguantar por amor cualquier cosa, cualquier tipo de humillación. Eso no es sano, ni siquiera es amor, el amor es ante todo respeto, sin él eso no es posible y se convierte en una relación enfermiza. Y eso es lo que tenemos aquí: la historia adolescente de ¿amor? deforme entre un pajarraco narcisista e hiper-reprimido (lo que se conoce de toda la vida como un imbécil) y una adolescente acomplejada que se anula a si misma con una dulce sonrisa en los labios y lágrimas en los ojos. Genial si tienes la mentalidad atascada en el Calcolítico o así.

No debemos perder de vista que esto es un shoujo, no un hentai (donde hay absolutamente de todo) o un josei o un seinen (donde hay una madurez y/o una carga dramática que permitiría enfocar esta relación nociva de otra forma). ¡Que es un shoujazo de la leche!

En el plano técnico nada que objetar, buen dibujo, agradable y nítido. Algo bueno debía de tener. Ah, y el amigo del protagonista, Takeru Hibiya, que algo de frescura aporta. Lo que no entiendo es cómo no le escacha la cabeza a Kyouya cada vez que se topa con él, pero bueno, es un chico (demasiado) optimista y feliz. Lástima me ha dado otro secundario, Yuu Kusakabe, un encanto de chaval, pusilánime y estúpidamente complaciente, pero desaprovechado por completo. El otro colega del protagonista masculino, Nozomi Kamiya, es bastante irritante y absurdo; y la amiga de Erika, Ayumi Sanda, anodina hasta decir basta. Vamos, que los secundarios son en general mediocres (la hermana de Kyouya también necesita psicofármacos y su madre darle menos al sake) y la trama bastante meh; los últimos capítulos que leí encima se hacían aburridos de cojones. No hay mucho más que destacar, salvo que, inconcebiblemente, este aborto está teniendo un éxito de ventas importante.