manga, paja mental

Cosas de la edad

Tras sufrir unos días en los que me he convertido en un saco de piel y huesos, por fin he conseguido algo de tiempo para mi persona. Estoy exánime, triste y quiero que Isis me haga cariñitos. Isis es mi amiga la gata y no me hace ni puto caso. Gata mala.

Bueno, ya vale de lamentos.

Llevo un tiempo siguiendo un manga que me está resultando bastante curioso. Se encuentra ongoing y el ritmo de scanlations es decente. Tampoco te deja desamparado en un océano de intrigas de un capítulo para otro, porque es algo peculiar y no sigue un argumento definido; aunque resulta lo suficiente interesante para continuar acechándolo.

14 sai no koi2
Kazuki & Kanata

14-sai no Koi   14歳の恋

Con 23 episodios leídos hasta ahora, solo puedo decir que es un encanto de tebeo. Este josei en realidad es un shoujo deconstruido. 14-sai no Koi toma los elementos básicos que conforman un shoujo, los desnuda por completo y luego combina para crear un producto de maravillosa simplicidad y elegancia.  Para empezar, tenemos dos adolescentes enamorados con ese dulce pudor del primer amor rezumando por todos sus poros; el perenne escenario escolar y sus actividades típicas; un singular triángulo amoroso dirigido con sutileza y, cómo no, una segunda pareja aportando la pequeña chispa cómica. He de decir que este dúo secundario, cuando lo vi aparecer, me hizo resoplar con desgana. No me suele gustar el rollito maestro-alumno porque en los mangas acaba siendo una pesadez irreal y bastante babosa, pero este no es el caso para nada. Recordemos, esto es un joseipero atención, sin drama.

La historia se centra en dos jovencitos de 14 años, amigos desde la infancia, y que, sin casi darse cuenta, se enamoran. Proyectan una imagen de madurez superior a la de su edad hacia sus compañeros de clase, que, evidentemente, no tiene nada que ver con la realidad. Están tan verdes que hasta procuran ocultar a toda costa su modesto romance.

14-sai-no-koi-2

Hinohara sensei y Nagai Tatsumi exhiben un ostensible contraste respecto a los tortolitos principales. Hinohara es manipuladora, traviesa y levemente sádica; Tatsumi el tradicional mozuelo rebelde enfadado con el planeta (un tsundere de libro). Su relación no es obvia, pero comienza a crecer conforme el manga avanza de forma verosímil y bastante jugosa. Tanto es así que por momentos es incluso más interesante que la de la pareja protagonista. Hay más personajes, por supuesto, que poco a poco se van incorporando y cuyos roles son identificables sin esfuerzo.

Hay que dejar claro que este manga es un pedazo de slice of life que se toma su tiempo para todo. No se centra en ningún personaje en particular, la autora, Fuuka Mizutani, revolotea como una abejita por las mentes de cada uno de ellos, mostrándonos sus pensamientos con claridad certera. Esto, unido a que prácticamente todos los capítulos son cortos y ágiles, basados en pequeñas anécdotas cotidianas más que siguiendo una trama en sí, ofrece una atractiva estructura tipo colmena de horizonte bastante despejado.

Inciso: para los que hayan leído obras anteriores de esta mangaka (Game Over), encontrarán en los últimos episodios publicados una sorpresa que no tengo ni idea si desarrollará más. Los crossovers siempre tienen un puntillo de complicidad muy agradable.

Tatsumi filosofando
Tatsumi filosofando

14-sai no koi describe con lucidez la pubertad. Algunos episodios van introducidos con notas de un diario donde se explican los cambios que se producen en esta etapa de la vida. Unos cambios que solo se experimentan una vez. Como escribía al inicio, este manga es una verdadera deconstrucción del género shoujo; por eso, a algunos de sus seguidores habituales, este tebeo les pueda parecer insulso o hasta aburrido. Da la sensación de que no ocurre nada, pero no. Y el arte, de líneas limpias casi rayando lo esquemático, refuerza esa noción de aparente minimalismo y serenidad que sobrevuela por todo el manga. Muy zen todo, muy japonés.

No os dejéis engañar por mis soberanas pajas mentales, este tebeo es muy cómodo y fácil de leer. Es alegre y tierno como un bizcochito… pero sin empalagar. No va a cambiar el rumbo de la galaxia, aunque sí brinda una frescura bastante original simplemente ya por cómo presenta los clichés del shoujo. Ah, pero es que es un josei, claro.

14 sai no koi4

14-sai no koi está sin finalizar, de momento esto es lo que he sacado en limpio sobre él. Creo que tiene bastante potencial y, aunque hubiera terminado en el capítulo 23, habría continuado siendo un buen manga. De hecho me encantaría que lo licenciaran y adquirirlo en alguna lengua comprensible para mí (el latín y griego clásicos los traduzco bien, pero creo que ya no están de moda), pero me da que va para largo el temita.

Me piro a discutir un rato con la almohada. Buenos días.