anime, paja mental

¿Y ahora qué toca? Verano 2016

Menuda primaverita. La verdad es que solo he sacado en limpio al DJ cocinero, con el que he disfrutado como una perraca. El resto de series pues… no mucho. Lo más decente, aunque nada del otro mundo, ha sido Joker Game. Tenía bastantes expectativas puestas en esta serie aunque también muchos recelos, y ha resultado un producto formalmente bueno pero con un contenido mediocre. No malo, pero sí vulgar. La terminaré de ver, por supuesto, ya que su función de entretenimiento la cumple y no me irrita en ningún aspecto. Sin embargo, Bungô Stray Dogs, a pesar de mis reiterados esfuerzos, no la he podido continuar. Lo he intentado, pero no tengo ya talante para histrionismos. Kabaneri of the Iron Fortress empezó fetén y se ha ido convirtiendo en un producto harto convencional. Consecuencia: me aburrí y la mandé a escaparrar. Me puse con Flying Witch y no pasé del cuarto capítulo. Demasiado tranquilota, los narcóticos tienen su momento. Quizá más adelante le dé otra oportunidad, sé que la merece, pero ahora el cuerpo me pide otra cosa.

Conclusión: ¡viva Tonkatsu DJ Agetarô! Que un anime de 5 minutos y ejecución simplona me parezca lo más destacado de los estrenos de esta temporada, creo que lo dice todo. No voy a añadir más. Así que veamos lo que nos ofrece el verano, esa estación del año que lo único bueno que tiene para mí es que le sigue el otoño, mi favorito. Sin ánimo de presumir (qué va, jojo), mi zona se pone preciosa en esa época, con mis queridos arces y hayedos ardiendo entre las primeras nieves. ¡Ay, pero qué ganas de que llegue octubre ya, joder! Bueeeeno, las noches estivales las suelo disfrutar también, lo admito. Agosto y mi telescopio cutre-salchichero son geniales, quizá porque no hay sol. Odio el sol.

miyajima
“Luna de verano en Miyajima” de Tsuchiya Koitsu (1936)

Expongo a continuación una pre-selección de lo que planeo olisquear esta temporada. La mayoría de los anime los he elegido guiada por mi intuición de topo o porque el argumento me atrae, pero no he tenido en cuenta ni estudios, ni directores, ni nada parecido. ¿Por qué? Porque al final acabo viendo solo lo que me gusta de verdad, proceda de donde proceda. Ya después prestaré atención al resto de detalles, pero lo principal es que retenga mi atención lo suficiente para que finalice la serie. Últimamente no son muchos estrenos los que lo logran, y eso tampoco me tiene muy contenta. Bueno, al turrón.

lagrimaslluvia

Tenía en mente los siguientes anime, pero al final he decidido no verlos. Por ahora. El primero de ellos es ReLIFE, que atraerá mucho público porque parte de una base atractiva: slice of life y vida escolar con una chispa de mmm… magia. O algo así, un adulto que tiene la ocasión de regresar a su adolescencia y al instituto. Es bastante común encontrar en series y mangas la idealización (más bien obsesión) que padecen los japoneses por esa época de la vida. Personalmente, no se me puede ocurrir escenario más pesadillesco: un momento donde todavía no se sabe de la misa la mitad pero sí se tiene la arrogancia para creerlo, se hacen y dicen gilipolleces en modo AK-47 y encima brotan miríadas de granos. La adolescencia es una mierda, señores. La edad adulta también, pero menos. Regresando al tema, ReLIFE no me convenció y el cupo de school life con fenómeno anómalo de por medio ya lo tengo cubierto con otra serie.

Sweetness and lightning. Ya solo el título se me atragantó. A veces me pregunto por qué narices los japoneses son tan cursis. Aun así me planteé seguirla durante cinco minutos. Luego reflexioné y se me pasó. Estoy segura de que los amantes del slice of life y la comedia blanca, con criatura kawaii hiperactiva y megafeliz que aporta las dosis pertinentes de ternura y gracietas espontáneas, la disfrutarán. Yo no. Soy una misántropa que solo se regocija en descuartizamientos, obras del precámbrico y galimatías hipster. Estoy de guasa, claro, pero necesito unas vacaciones. Y tras ellas, no creo que las aventuras culinarias de la familia Inuzuka me sigan llamando mucho la atención. Aunque a saber.

sweetness

Adoro los vampiros, así que durante un par de segundos pensé que Servamp podría resultar divertida. Luego leí la sinopsis completa y me dí cuenta de que el peligro de que ese anime fuera excremento de trol era muy real. Por lo que extirpé el deseo de mi débil mente. Cosa semejante me ocurrió con Hitori no Shita: the Outcast, y es que el género zombie está ya muy xocarradito y la imaginación brilla por su ausencia. Deberían dejarlo descansar unos años, y no solo en el mundo del manganime. Que ya huele.

Con Handa-kun he dudado, de hecho mis intenciones iniciales eran seguir la serie. Pero como con el manga estoy bien servida y la historia no me cautiva tantísimo como para verla de nuevo en su versión animada, he preferido aparcarla. Dependiendo de cómo marche, igual me subo al carro más adelante.

nifunifa

Como indica el estupendo encabezado (¡dios salve mi arte con el Paint!), son series que tantearé pero que tampoco me emocionan demasiado. A priori. Estas cosas cambian y mucho. Veamos entonces.

Fukigen na Mononokean

Tiene unas premisas que recuerdan levemente a xxxHolic, pero le voy a dar su oportunidad because yôkai. Es muy posible que se me haga insoportable por mis problemas en general con la comedia y me da un pelín de mal rollo. Vamos, que me parece tiene aspecto de bosta, pero Fukigen na Mononokean tendrá sus dos episodios de gracia because yôkai. Eh, y quién sabe, a lo mejor me llevo una sorpresa agradable y todo.

Orange

Este slice of life con toques de sci-fi es el caramelito de la temporada. Tienen que meter el patón muy profundo y con saña para realizar un anime abyecto con esta materia prima. Orange es un producto que viene ya con sello de garantía; probablemente tenga una recepción estupenda además, no puede ser de otra forma. Y si ya se esmeran un mínimo con el arte, tendremos uno de los productos no ya solo de la temporada, sino del año. Lo tienen muy fácil. Personalmente no estoy muy ilusionada con él porque el manga tampoco me atrapó, pero sé valorarlo a pesar de mi tremenda alergia a la sensiblería o al melodrama lacrimógeno. Y de eso puede haber un poco… aunque no se me asusten: con un mínimo que sea fiel al manga, la insulina no será en absoluto necesaria.

orange

Mob Psycho 100

Solo espero no encontrarme con una clonación de las ideas de One Punch Man, porque esa clase de efectismo funciona una vez. Una segunda puede hacer perder la chispa… y eso en una comedia es nefasto. Sin embargo, estoy elucubrando porque ni he leído el manga de Mob Psycho 100, ni he indagado demasiado en su argumento. Precisamente para aumentar las posibilidades de llevarme una sorpresa guay. Aun así, tengo mis reticencias que, fíjate qué cosas, también albergaba con One Punch Man. Lo dicho, deseo que me impresionen para bien.

ñam

Es la intención, comerlos a gusto. Pero no hay nada seguro en el mundo, señores, salvo la muerte y los impuestos.

91 Days

Es mi prioridad definitiva este verano. Estados Unidos, años 20, la Ley Seca en plena vigencia, mafia y vampiros. PERFECTO. Claro que recuerda un pelín a Baccano!, pero eso no tiene por qué ser malo. Tengo puestas muchas esperanzas en este seinen, ¡menuda pintaza! Aunque ya veremos cómo se desarrolla el tema. Nunca se sabe, puede acabar convirtiéndose en el enésimo bluff. Pero en principio, 91 Days contiene muchos de los ingredientes que me hacen salivar hasta la deshidratación.

91-Days

Bananya

No tengo ni idea si voy a lograr encontrar un sitio en la red que lo suba y lo traduzca (seguramente no) pero,  ¡quiero ver Bananya! Un anime de 5 minutos cuya sinopsis es la siguiente:

“Bananya is a mysterious cat who hides inside a banana. Bananya lives undercover inside a real banana, and no-one has ever seen the part covered by banana skin… When nobody is around, Bananya secretly plays and creates mischief. Bananya likes to play and eat sweet things. Bananya’s dream is to become a stylish chocolate banana.”

Yo esto tengo que verlo, sin más. Aunque luego me fermente el cerebro.

 

animierder

Como esta temporada les he echado el ojo a varios aspirantes animierder bastante prometedores, habrá sección semanal dedicada a algún engendrillo de estos. Hatsukoi monster tiene casi todas las papeletas para ser la diana de mis crueldades; aunque Fudanshi Kôkô Seikatsu también tiene pinta extremadamente mongoloide. Observo muy de cerca Taboo Tattoo, que huele a truñaco de camello a kilómetros, y Tsukiuta the Animation es descerebre ratificado, por lo que me veré un par de episodios de cada uno y decidiré cuál me inspira más.

Si descubro que Saiki Kusuo no Psi Nan posee dignidad de animierder, quizá añada un mini-apéndice a la sección, porque se trata de una serie de 5 minutos y características bastante idiotas. Ya veremos, pero podría intentarse si no me da mucha vergüenza ajena… y se le puede sacar algo de jugo, claro.

bishies
Las “monadas” de Tsukiuta. El megane es mío, aviso.

Respecto a películas, Koe no Katachi se estrenará el 17 septiembre, e ignoro cuándo podremos verla en el resto del planeta. La distribución y acceso a este formato es, desafortunadamente, más lento. Mientras tanto, nos consolaremos mediante el manga, que no es poco. También la curiosidad me carcome con la OVA de The ancient magus’ bride, que aparecerá en cines el 8 septiembre. De su manga hablo aquí, por si buscáis más información sobre la obra. Me llama la atención Kimi no Na wa, pero que el romance se pueda enseñorear por completo de la historia me da un poquillo por saco. Saldrá a finales de agosto, desconozco cuándo se podrá ver fuera de Japón.

Por otro lado, tengo muchichichichichísimas ganas de ver el corto Kaze no Yô ni. Pero muchas. Está basado en un one-shot del año 1969, escrito por el gran Tetsuya Chiba. Tiene todo el encanto y amor de los anime del pasado, porque han respetado su estilo artístico por completo. O al menos es lo que se deduce del trailer, que me ha dejado encantada. Hasta la cancioncita de Kana Matsumoto me ha gustado. Ah, qué nostálgico todo.

Como siempre apostillo, no sería extraño que abandonara series que incluyo en la dieta y adoptara luego otras que hubiera descartado o ni tenido en consideración. Pero en todo caso, no aumentaré su número, seguramente disminuirá porque me parecen muchas. Aun así, estoy abierta a vuestras sugerencias y otras alternativas. Pero a fecha de hoy, estos son los anime que son y así os lo hemos contado.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

mierder, paja mental

Animierder otoño 2015 semana seis

Ya estamos llegando al final de Dance with devils y, con este décimo episodio, se podría hacer, sin arriesgar demasiado, una valoración general de lo que ha sido este anime. No es el cutrerío bochornoso que se sospechaba ni tampoco la caricatura desternillante que habría deseado. Se ha quedado a medio camino y, aunque me ha entretenido y avergonzado a partes iguales, no es una caca de serie. Es un anime mediocre para quemar durante la temporada. Mediocre es vulgar, no sinónimo de malo, quiero aclarar eso. Ha tenido sus momentos gloriosos (pero MUCHO) y sus instantes de letargia profunda. Podrían haber sacado mucho más partido de la multitud de tópicos que intentan ridiculizar (en ocasiones lo han conseguido), pero en general se han moderado. La verdad es que tampoco podía pedirles una demencia tipo Gintama… ¿o sí? Ya que tocaban el tema de la parodia, podrían haber puesto toda la carne en el asador. Pero no lo han hecho y eso, desde mi punto de vista, le ha hecho perder bastantes puntos.

Dance with devils no es un anime para ver exprofeso, personalmente no se lo recomendaría a nadie a no ser que esté muy, muy, muy aburrido y no tenga otra cosa que hacer. No aporta en realidad nada nuevo de relevancia. Pero tampoco es dañino, no hace mear sangre ni produce retortijones. Se ve, distrae y, a ratos, te puedes echar unas buenas risas. Pero poco más. No obstante, todavía tengo fe y deseo muy fuerte que me sorprendan para tener que desdecirme una mica aunque sea.

Recordad: spoilers a mogollón.

nyakochan
Yo tampoco me fiaría de él, nyanko-chan, ese pelirrojo tiene muy mal genio

 

CAPÍTULO DIEZ

Episodio de más revelaciones. El Portal de Belén que pudimos atisbar hace unas semanas tiene hoy su explicación: la saco de patatas es hija del Rey Demonio Lord Maksis, el jefe de Peluchón. Y su mamá es María, que se ha pegado toda la serie fuera de plano o tirada en una colchoneta mientras le chupan la sangre. Con una mosquitera, eso sí.

Es curioso como, hasta ahora, todo elemento femenino de Dance with devils ha cumplido a la perfección el papel de mueble. Un rol pasivo, a veces hasta cosificado directamente, bastante molesto. Bueno, la rubia aún intentaba hacer algo… y está muerta. Bien. Pero tampoco es algo que tenga mayor importancia, porque la cantidad de shôjo que se produce donde las protagonistas son unas mandrias de electroencefalograma plano, es abundante. Muy lamentablemente, pero es así. Por mucha ironía que haya de por medio.

Pero volviendo a los Tachibana, ¡menuda familia, señores! El lindo exorcista es híbrido humano-vampiro (dhampir) y la saco de patatas híbrido humano-demonio. Y no cualquier vampiro o cualquier demonio, no. Lord Nesta y Lord Maksis. Ambos son descendientes de la realeza sobrenatural, criados como hermanos e hijos de dos enemigos acérrimos que luchan por el dominio del universo. O algo. Si lo hacen bien, la colisión puede ser majestuosa. Y, a la luz de los últimos acontecimientos, la saco de patatas se llamará a partir de hoy, como le corresponde legítimamente y ya intuíamos la semana anterior, Tubérculo-hime.

jesuschrist
Se nota que la Navidad se acerca

Ese es el dato de verdadero interés que se ofrece en este episodio, y gracias a la intervención de Jek, el vampiro servidor de Lord Nestas. Por fin el bando de los chupasangres entra en acción, creo que después de nueve semanas ya era hora. Y la mamá de Tubérculo-hime aparece también. Como un fardo balbuciente, pero ahí está la mujer. ¿Y cómo llega a suceder todo esto? Pues como lo más natural del mundo es llevar a tu primo malherido a un colegio cerrado en vez de a un hospital o a casa, lógicamente el esbirro de Lord Nestas se dirige ahí y le comenta que si quiere proteger al lindo exorcista y ver a su madre, pues que le acompañe y tal. Es un resumen, porque la conversación que mantienen en realidad dista mucho de ser normal. Entre que Jek es un pomposo estúpido y Tubérculo-hime… en fin, creo ya lo sabéis, el diálogo es para enmarcarlo. El momento callejero con el borracho también ha sido fabulosamente irracional.

Ya en el cubil de los vampiros y al tanto de todo, Tubérculo-hime se siente, en su infinita pureza de retrasada mental, muy culpable de cómo han sufrido sus seres queridos a causa de ella. Por lo que decide que lo mejor es que Lord Nestas la salve.

Mi querida patatita:

Si alguien posee el sobrenombre de “Soberano de la Destrucción y la Confusión”, no confiaría demasiado en que me salvara de nada. Por mucho que un petulante vampiro de pelo rosa asegure que puede extraerte el poder del grimorio (chupándote la sangre, imagino). Que a los vampiros no les gustan las mentiras, dice. Patatita, recuerda al gremio de fontaneros del capítulo pasado. Y se supone que eran los buenos. Eso de que, una vez venzan a los demonios, no les importará lo que les ocurra a los humanos… suena MUY MAL. Piensa un poco: ¿de qué se alimentan los vampiros?

Con cariño,

Sho

A ver, Jek también la acojona una miaja, pero tampoco le hacía falta presionar demasiado porque Tubérculo-hime es tonta perdida. Así que, en una barquichuela y junto a un caronte de sonrisa malvada, la patatita navega hacia un enorme castillo de pinta goticaza. Allí Lord Nestas aguarda.

Pero lo realmente divertido del capítulo ha sido el número musical. El trío de bishies idiotas (el morboso menos), está un poco harto de que el rubiales pijo los infravalore. Ya saben quién contiene el grimorio en realidad, son aliados naturales suyos al estar enfrentados a Lord Maksis (el rival del Ojo-maligno-tras-la-cortina) y, sobre todo, quieren hacerle confesar que está enamorado de Tubérculo-hime. Es algo muy obvio, y que persista en mentir así, deteriora la confianza que puedan tener en él. Porque esta diabólica trinidad no se corta ni un pelo en reconocer que quieren a la patatita. Más allá del grimorio incluso, aunque como si fuera una muñeca, un objeto. Sin embargo, el rubiales pijo, a pesar de la estupenda canción que le cantan donde le llaman emo embustero (!!!), pesao y gallina, no da su brazo a torcer.

emoliar

Y esto es lo que ha dado de sí el capítulo de hoy. Estoy en unos días complicados, por lo que aún tardaré en sacar una entrada que no esté dedicada al animierder. O quizás sí lo haga, depende. Escribir me viene bien pero no tengo muchas ganas, lo reconozco. Ya se pasará.

La encuesta que propuse en twitter y facebook, que ha sido todo un exitazo (toma sarcasmo), por fin ha alcanzado un desenlace. La cosa estaba empatada entre Haikyuu!! y Samurai Jack, este último ha resultado vencedor. Si no te has enterado de qué iba la historia, puedes votar aquí en los comentarios hasta el domingo 13 de diciembre. Como es mi encuesta, puedo hacer lo que me salga del ojete, así que prolongo el plazo. La pregunta es sencilla: ¿qué anime prefieres que reseñe para esta Navidad? Opciones: Samurai Jack, Haikyuu!! (1ª temporada) o Space Adventure Cobra. Visto lo visto, será la última vez que proponga algo similar y continuaré a mi libre albedrío. Así que aprovechad la oportunidad. También acepto sugerencias, claro. Viables.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

mierder, paja mental

Animierder otoño 2015 semana cuatro

No sé cómo demonios va a quedar esta entrada. Llevo ya varios días con un trancazo apocalíptico y si alguien me agita demasiado en la cama, probablemente quede reducida a un montón de temblorosos mocos con pijama. Las secreciones se están apoderando de mi organismo. Y la fiebre también. Por lo que deseo que el episodio de hoy de Dance with devils me levante un poco el ánimo (falta me hace) a la espera de que mi sistema inmunitario haga de una vez su puto trabajo. Como siempre, habrá spoilers.

CAPÍTULO OCHO

Hoy Peluchón no ha aparecido, snif... y ha quedado ya muy clara su traición. Cuando el morboso sadomasoquista lo estaba buscando para hacerle, sin duda, alguna maldad, el rubiales ha revelado que todavía era fiel a su antiguo amo, el gran demonio Lord Maksis. Peluchón quiere el grimorio para resucitar a su señor, por supuesto, que fue vencido y aprisionado por el Ojo-maligno-tras-la-cortina. Rivalidades entre reyes demonios y esas cosas. Aprovechando la coyuntura, anuncia al resto del consejo de estudiantes demoníaco que el grimorio no se encuentran en manos de la familia Tachibana, sino en Viena. Toma ya. Es una mentira flagrante, pero como los otros tres (musculitos reguetonero, idol florista y morboso sadomasoquista) no tienen demasiadas luces (bueno, el morboso un poco más) y sí les sobra malicia, se zampan la trola. ¿Por qué ha hecho esto el rubiales? ¿Para despistarlos? Es útil, desde luego, porque es plenamente consciente de que son sus aliados hasta cierto punto. Pero en realidad es para proteger a la saco de patatas y ganar algo de tiempo.

Este episodio me ha parecido soso. Mucho. Se ha centrado en el festival escolar y su baile más que nada. Ha tenido momentos absurdos, como el “secuestro” que han sufrido los tres mongolos (el morboso un poco menos mongolo) por su tropa de fans dementes. Eso ha tenido su punto.

dance2
¡No escaparéis, malditos!

Pero salvo el principio y los últimos minutos, ha sido un capítulo donde la cursilada ha dominado por completo. Los tópicos del reverse harem donde los machos se desviven por conquistar a la fémina protagonista, en este octavo episodio, han sido ridiculizados convenientemente; hemos tenido los instantes creepy con el lindo exorcista; y el baile del rey y reina de la fiesta (no lo dudéis, amiguitos, el rubiales y la saco de patatas) ha brindado la oportunidad de incluir el numerito musical más espeluznante y ñoño de lo que va de serie. La canción en sí no hace falta que añada ha sido espantosa, claro. Arco iris, estrellitas, paseos en barca, nubecillas algodonosas, unicornios y golden retrievers incluidos. Unos minutillos donde hemos podido disfrutar de una babosería sin igual que, evidentemente, es una parodia. Y fuegos artificiales, que no falten, plis.

dance1

La saco de patatas prosigue en su línea de lerdez intensa, alcanzando los niveles de ineptitud a los que ya nos ha acostumbrado: abisales. El vestido y sombrerito que ha lucido han estado a la altura de su estupidez supina, no se podía esperar menos; por no hablar de la escafandra (eso no es un traje, joder) que llevaba el rubiales. Todo muy hortera, como siempre

En general, el episodio se ha quedado a medio gas. Lástima. O es que a lo mejor estoy febril perdida y esperaba algo más pasadote. Entiendo que no van a ser todos los capítulos un desvarío continuo, pero tras dos bastante majetes, cierto bajón se ha notado. Incluso en la animación. Se han demorado con el bailecito más de lo que me habría gustado, pero episodios más relajados eran de esperar. No obstante, los últimos minutos han valido por todo el capítulo. Al menos en lo que se refiere a información. Lo que intuyo (ojalá no) es un apelotonamiento importante para el final de la serie, no quedan muchos episodios.

Los vampiros, ¡por fin!, han asomado el hocico cuando la saco de patatas, el lindo exorcista y la recibeplantones regresaban a casa después del festival escolar. De noche, en las oscuras calles. Muahahaha. Hemos averiguado el nombre de su líder: Lord Nesta, en boca de su subordinado de pelo verde. No le he puesto todavía mote, pero alguno caerá. Tiene pintas de transtornado sádico. Y venga, combates ortopédicos que han servido para que el drama alcance un clímax en el que la saco de patatas no ha podido evitar colapsar emocionalmente y ponerse a brillar como un reactor nuclear. El grimorio, que reacciona. Epic fail, porque deja completamente al descubierto dónde se encuentra en realidad. Tachán-tachááán. Y ahí acaba todo. Ah, la recibeplantones muere. Pobre moza, menudo papelón. A lo mejor la saco de patatas hace algo útil, para variar, y la resucita. O algo.

dance3
El lindo exorcista en plena transformación (voluntaria) en… whatever

No tengo mucho más que escribir. Estoy cansada, me está subiendo otra vez la fiebre y quiero regresar al lecho. Allí Isis aguarda. Espero que no se haya meado. También espero regresar del universo de las toses infinitas y los pitidos de oído pronto. Tengo reseña pendiente de Junji Itô.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

mierder, paja mental

Animierder Otoño 2015 semana uno 2/3

Y el ratillo se convirtió en varias horas. Muchas. But here I go again. Para los despistados, estas dos últimas entradas y la siguiente, estarán dedicadas a la onerosa faena de ponerme al día con el animierder que he elegido para este otoño 2015: Dance with devils. Los que soléis leerme, ya sabéis que no hay nada que me provoque una urticaria más intensa que un reverse harem con protagonista imbécil (bueno, y la Coca-Cola)… ¿es Dance with devils uno de ellos? Todavía lo estoy descubriendo.

devils4
Estos son los mozos recios que componen el serrallo de Ritsuka-chan (de izda. a dcha.): Shiki el morboso, Lindo el exorcista, Rem el rubiales pijo, Urie el idol florista y Mage el musculitos.
Capítulo 3

Salvo el perturbador detalle, que me está emparanoiando cosa mala, de que Lindo y el rubiales me parecen la misma persona pero con diferente peluca, este episodio ha sido todo lo enloquecido que pudiera desear. Todas las aventuras de nuestra apreciada Ritsuka en los dominios del demonio florista (un jardín decimonónico y una Feria), han sido tan predecibles como entretenidas. Todas esas lacayas de antifaz hortera veneciano dan bastante yuyu, y Ritsuka hace gala de su habitual sagacidad al meterse en la Casa de los Espejos. Urie, cansado de que la estrategia del rubiales no acabe de funcionar, decide por su cuenta y sus propios métodos, sonsacar a Ritsuka información sobre el famoso grimorio. El demonio florista es un seductor nato, y está a punto de someterla cuando aparece su eterno salvador: el rubiales pijo.

El hermano de Ritsuka me cae fatal. Es el tradicional sobreprotector y tirano, encima de grosero. Aunque también es pronto para decir algo más, y parece oculta muchas cosas de sí mismo. Pero, de momento, por mí como si lo envían a Papúa Nueva Guinea de misionero entre tribus caníbales. Estoy de tiparracos posesivos en los anime hasta el moño, por muy bishies que sean. Y en Dance with Devils están comenzando a asomar varias jetas ya. Vaticino un aumento de la producción de bilis en mi organismo conforme avance la serie.

El detallito mono de este episodio ha sido ese soberano homenaje a Utena. Además, ha ocurrido en pleno delirio festivo-musical de flamencotango, todo muy pasadote de vueltas, la verdad. Por otro lado, no sé quién es el tipo de pelo azul que brota ahí de repente, pero le seguiremos la pista. He echado de menos a Peluchón. Snif.

devils5
OYOYOYOY
Capítulo 4

Sobre el lindo exorcista: o no es en realidad hermano de Ritsuka o alguien debería ilustrarle sobre el concepto de incesto. Porque esto no es ni medio normal. Tampoco es normal poner candados en ventanas y puertas para impedir que salga de casa. La muchacha ya nos estamos dando cuenta todos de que no tiene excesivas luces, pero de ahí a tratarla directamente como a un presidiario, dista un abismo.

Dejando estas particularidades a un lado, se aprende un poco más sobre la lucha entre demonios y vampiros, que para dominar el mundo necesitan del célebre grimorio que se encuentra custodiado por la familia Tachibana. La escena en el desván (o lo que sea) con el oso de peluche gigante de testigo, no está a la altura de la del episodio segundo (la cocina), pero es un dislate de ridículo total. Casi he llorado de la vergüenza. Casi. Me pregunto también qué tiene por sí misma Tachibana para que su madre y el lindo exorcista deseen protegerla de manera tan férrea. Y es cansino ya, la típica chica mediocre normal, con personalidad de macarrones blandos, que fascina a todo macho en 100 kilómetros a la redonda porque tiene noséqué (generalmente algún tipo de discapacidad intelectual). Y también me pregunto si el lindo exorcista será humano o se tratará de un malvado demonio/vampiro, al que el abuelo folclorista salvó la vida. Or something. Me lo estoy inventando, por supuesto, pero se sospechan cosas.

A estas alturas, no hay ningún personaje en la serie, salvo Peluchón, que llame mi atención de verdad. Ritsuka está empezando a ponerme MUY enferma, su hermano es un obseso patológico, el rubiales es como un bloque de hormigón, el florista es un guaperas listillo y de los otros dos demonios no sé todavía gran cosa, al igual que de la amiga de la protagonista. El peliazul parece interesante, pero solo conocemos de él que actúa como le sale del ojete y trolea. Guay, ¿y qué más? El elenco, en general, me aburre. Ya es hora de que se explayen un poco con cada uno, ¿no? Y que los vampiros, aparte de hacer de saltimbanquis y ser reducidos a cenizas, muevan ficha respecto a la madre de Ritsuka… A lo mejor está con su hermana fallecida, que en realidad es la líder de los vampiros. Me lo acabo de inventar (otra vez), que conste. Creo que espero demasiado de este anime… todavía albergo esperanzas.

Peluchón solo ha salido un par de segundos y ni siquiera ha ladrado. Estoy decepcionada.

devils6
¡Corre, Ritsuka, corre!

Mañana, última reseña para estar ya al día. ¡Y que viva el fin de semana!

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Galería de los Corazones Rotos, mierder, paja mental

Animierder Otoño 2015 semana uno 1/3

Como me da en el hocico que voy a dormirme de nuevo en los laureles con el blog, he decidido hacer una mini-sección que me obligue a escribir todas las semanas. Aunque solo sean cuatro gilipolleces. Llevaba rumiando la idea un tiempo y, por fin, ha salido a la luz. No es algo que tenga demasiado sentido en realidad, pero me servirá de guía en los momentos de perezón y desencanto. Como hacer resumen semanal de los anime que sigo me parece una pesadez, he preferido escoger para comentar solo uno. Pero no uno cualquiera, un anime que, a priori, me parece espantoso. Al menos desde mi punto de vista, que no tiene que coincidir con el vuestro. Tampoco busco ofender a nadie porque, si lo pensáis bien, no voy a hablar de vuestra familia, sino de una serie de animación. No hay nada personal. Y recuerda, siempre puedes acudir al sabio consejo del tío Harry para calmar las aguas.

dansedevils
Dance with devils

Efectivamente, mis queridísimos (y escasísimos) lectores: the chosen one es Dance with devils. En un inicio iba a ser Diabolik Lovers More, blood porque sus pintas me daban mucho más repelús. No creía necesario ver la anterior temporada (dios mío) ya que suponía (ERROR, ERROR) que una serie de naturaleza tan mongólica no podría darme excesivos problemas. Pero me los dio. Simplemente no pude con ella. Tengo cierta dignidad, aunque no os lo creáis. Solo añadir que el daño que ha producido Twilight es de unas dimensiones que jamás podría haber imaginado. Me pregunto muy en serio a quiénes van dirigidos estos productos, porque las fans de la saga de Meyer ya habrán crecido y madurado un mínimo… y dudo que una degeneración tan bochornosa del tema pueda atraerlas. Es un insulto a la inteligencia de cualquiera.

Así que, siguiendo el consejo de Shelly, le eché un vistazo a Dance with devils, animada también porque tenía algo de musical (los amo) y Jane la había comenzado a ver. No esperaba (ni espero) gran cosa de ella, pero estoy completamente segura de que no es la cosa esa denigrante de vampiros maltratadores con esclava humana oligofrénica.

devils3

Sé que empiezo esto un poco tarde porque Dance with devils va por su quinto capítulo, pero a lo largo de estos días iré alcanzando la actual emisión para, a partir de ahí, hacer una entrada semanal. Aviso: no pienso abandonarla. Aunque se convierta en una abominación o me haga caer en letargo. Hasta el final, como una campeona.

Hoy escribiré sobre los dos primeros, que de momento son los únicos que he visto. Repito que estas reseñas solo van a cumplir la función de mantenerme activa en el blog. No voy a profundizar demasiado ni a soltar grandes peroratas, por lo que si esperáis una crítica detallada… mal. Majaderías soltaré unas cuantas y siempre, siempre, sin propósitos ofensivos. Es cansino tener que insistir tanto en este tema (y casi siempre inútil), pero por mí que no quede.

Comencemos entonces con una breve introducción de la serie. Se trata de un proyecto multimedia conjunto, lanzado por la compañía de videojuegos Rejet y las dos productoras musicales Elements Garden y Avex. El manga empezó en septiembre, el juego para la Play saldrá en marzo del 2016 y el anime, que es lo que nos incumbe, se dejó en manos de Brain’s Base con estreno el pasado 7 de octubre. A Brain’s Base le tengo cariño porque me ha alegrado la vida con Baccano!, Kuragehime, Mawaru Penguindrum y alguna cosilla más, pero no soy persona de las que confíen ciegamente en los estudios. La mierda puede brotar por doquier. De hecho, este Dance with devils me recuerda levemente a un producto suyo, Kamigami no Asobi, un reverse harem bastante insulso del año pasado. Pero si la protagonista femenina es al menos tan apañada como la de Kamigami y no resulta una florecilla con retraso, se hará bastante más tolerable.

¿Y de qué va este anime? Pues es un shôjo sobrenatural plagado de bishies. Ritsuka Tachibana, que vive con su madre la witch translator, acude a una escuela privada muy chachi junto a su amiga Azuna Kuzuha, donde llama la atención del presidente del consejo estudiantil por motivos algo confusos, al menos inicialmente. Lo que no sabe Ritsuka es que los miembros de dicho consejo son todos demonios en pos de un grimorio que perteneció a su difunto abuelo, un eminente folclorista. Sin embargo, ellos no son los únicos interesados en ese libro, también un grupo de vampiros anda tras él y secuestra a la madre de Ritsuka. Uf, casi he contado el primer episodio. Pero es que el argumento tampoco tiene mucha más enjundia.

Capítulo 1

devils2

Ya desde el principio este anime nos deja claro que la música va a tener su peso. El comienzo es épico y todo lo cursi que cabría esperar, pero muy divertido. La verdad es que este primer episodio ha resultado inesperadamente agradable. Me temía algo mucho más tontorrón y una protagonista anodina, pero se ha mantenido dentro de la media, con una ingenuidad un poquillo molesta, pero decente. Olisqueo en algunos detalles incoherencias que barrunto se harán más habituales conforme vaya avanzando la serie; así como instantes grandilocuentes de profundo absurdo. Esa aparición del rubiales en su limusina Rolls Royce para salvar a la mozuela y la posterior ¿pelea?, han sido pelín marcianas. Solo espero no me hagan llorar más adelante… demasiado. Eso sí, intuyo que el perrito me dará bastantes alegrías. Por cierto, creo que no lo he entendido bien, pero… ¿el hermano de Ritsuka se llama Lindo? ¿En serio? ¿LINDO?

Capítulo 2
peluchón
¡Ataca, Peluchón! ¡Desgárrale el escroto!

Lo primero que no entiendo es cómo Ritsuka permanece tan apacible mientras su madre se encuentra desaparecida y en manos de unos delincuentes que han asaltado su casa (y que encima son vampiros, aunque eso ella no lo sabe). No me la creo. Su confianza alucinada en el rubiales me hace pensar que, esa primera sensación de que pudiera resultar una chica hasta medio normal, fue claramente un espejismo: es una atontada. Imagino que la cosa no tardará en evolucionar a retarded. Pero observando la serie en este segundo episodio, creo que posee un tono de parodia que casa muy bien con una pánfila como Ritsuka. Todo es como muy excesivo y tremendamente hortera, roza el ridículo por momentos y, mezclado con los minutos musicales donde se ponen a cantar y bailar, creo que puedo llegar a disfrutar este anime ya solo por su faceta bizarra.

En este segundo capítulo, nos han presentado mejor al resto de demonios que forman el consejo de estudiantes, dejando más o menos claro el cliché que personifica cada uno. Histriónicos todos, por supuesto, y hemos vislumbrado que el rubiales podrá ser su líder… pero en el fondo van por libre. Ay, el rubiales, que no le gustan las shiitake, ¿se estará enamorando de la mema pureza de Ritsuka? Y ella, pobreta, a la que solo quieren seducir por interés… Lo mejor de este episodio ha sido, sin duda, la secuencia de la cocina y su patada voladora. Creo que no había visto una escena tan ortopédica en bastante tiempo.

dogs
Peluchón rules!!

Me ha hecho mucha ilusión que en el aula de literatura estuvieran leyendo El Tren nocturno de la Vía Láctea. Este anime, aparte de una sección técnica y arte muy dignos (hasta ahora), tiene detallitos así de monos. Ah, el nombre del perrito es Roen pero en Sin Orden ni Concierto se llama Peluchón. Punto. Es por si no os habíais dado cuenta. Aclaro también que no suelo comentar casi nunca los openings ni endings porque para decir continuamente que me parecen cagarros, mejor no escribo nada. Dance with devils no es una excepción.

Y esto ha sido todo por hoy. Dentro de un ratillo, los episodios 3 y 4. Que primero tengo que verlos.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

mierder

Mangas mierder a los que no arrimarse ni enfundado en un ILC Dover Chemturion 3525 (Nº3)

Hacía mucho tiempo que no le dedicaba unas letras a esos mangas que me han revuelto las tripas en algún momento. Un descuido inadmisible si me pongo a calcular la cantidad ingente de porquería que pasa por delante de mis ojos. Necesitan más presencia en el blog, es indiscutible, así que aquí está la tercera entrega de mangas mierder de Sin Orden ni Concierto.

No debería ser imperativo, no obstante como las sensibilidades se hieren hasta con un leve soplido, aclaro que esta es una insignificante opinión entre las millones que hay en el planeta. Si te ofende lo que leas a continuación, es recomendable (y muy saludable) cierres la página y busques criterios más afines al tuyo. Somos unos cuantos seres humanos los que habitamos este pedazo de roca, así que probablemente encontrarás un montón. Y recuerda: no estoy insultando ni a tu familia, ni a tu perro, ni a tus difuntos antepasados… y mucho menos a ti. No es personal. Solo es el parecer de una desconocida sobre unos mangas.

Tras esta puntualización, ¡al turrón!

En esta entrada voy a escribir sobre dos mangas actuales, ni siquiera han finalizado, pero merecen, sin albergar ningún género de duda, poseer el título de mierder. No creo que mejoren conforme vayan avanzando, porque sus planteamientos ya son de por sí la peste. Son shôjo. No porque no existan mierder en otros géneros, que los hay; pero cuando un shôjo es mierder, resulta prácticamente invencible. Suelen ser campeones en estas hediondas lides. Tampoco me voy a cebar demasiado (que podría) porque he finalizado hace poco el anime de Hôrô Musuko ♥ y me siento lo bastante apacible como para retirar el veneno de los colmillos. Así que no seré muy mala. Creo.

Pormenor de
Pormenor de “La Batalla de los pedos”, autor anónimo (circa 1846)

Watashi no Ôkami-kun

私のオオカミくん

Tenía este manga en reserva para leerlo más adelante, ante todo porque la temática sobrenatural y el folclore japonés me gustan mucho, pero no pude sortear la tentación. Me llamaba bastante el dibujo bonito y estilizado de Yôko Nogiri; además de que había leído algún que otro one-shot suyo que me había parecido curiosete. Así que caí en sus garras.

gobble

De momento solo van 9 capítulos y admito que no es un tebeo demasiado indigno; pero para mí, y recalco para mí, contiene algo insoportable: Twilight. Me explico: este manga es, de momento, principalmente un calco del argumento de Crepúsculo pero à la japonaise. Lo siento, siempre he odiado esos libros y esas películas, por lo que cuando me encontré con el pastel, se convirtió ipso facto en mierder.

Veamos: protagonista femenina, hija de divorciados, que decide irse a vivir a una zona remota con su padre. Posee una personalidad introvertida e inexpresiva, pero con algo especial, por eso suele ser envidiada. Comienza el instituto y se tropieza con una cuadrilla de bishies, los chicos cool del instituto, pero que esconden un secreto anormal. Ese secreto es descubierto por la prota, que además tiene un olor delicioso y resulta inmune a ciertas cosas.

Deduzco que la historia en el manga divergirá, tarde o temprano, de la de Twilight, e introducirán el habitual triángulo amoroso con el tsundere, el pasado dramático del personaje principal masculino, el eterno abismo entre humanos y yôkai, etc. Yo no quiero leer esto. Demasiado predecible, demasiado trillado y… encima apesta a una saga literaria que no puedo ver ni en pintura.

Reconozco que, posiblemente, no se convierta en un manga muy asqueroso y resulte agradable para aquellos que no les importe el tufo a Crepúsculo (ni sean tan melindrosos como yo). No lo desaconsejo, aunque su originalidad es igual a 0 y tampoco se detectan futuras sorpresas. Es un reverse harem del montón, con un arte aceptable y una historia bastante manida; pero no insulta la inteligencia ni es bochornosa. Por ahora.

mierder2

Kurosaki-kun no Iinari ni Nante Naranai

黒崎くんの言いなりになんてならない

Este engendro creo que es de lo peorcito, junto a  Ôkami shôjo to kuro ôji, de lo que he ojeado últimamente. Tiene todo lo necesario para sacar de quicio a cualquier persona despierta: un argumento vulgar, un desarrollo de la historia aburrido, unos protagonistas clichés inaguantables y un arte más bien chapucero.

La heroína de este shôjo comienza de manera prometedora, para desinflarse vergonzosamente y convertirse en una masoquista mononeuronal de lo más insípido. Los dos machos que cierran el triángulo amoroso son a cada cual más engreído. Bishies ultrapopulares de su instituto: uno es el prince charming personificado y el otro, un malote sádico de libro. El príncipe blanco y el príncipe negro los llaman… y la cohorte de fans insufrible a su alrededor también es de traca valenciana. Entre los dos llevan como puta por rastrojo a nuestra protagonista que, por otro lado, lo permite dado ese tradicional carácter femenino de los shôjos (el cual parece gustar tanto a los japoneses) y que podríamos equiparar al comportamiento medio de los paramecios. Qué digo, los paramecios, con sus limitaciones, son mucho más eficientes que esta moza y su presunto cerebro de homo sapiens.

mierder1

¿Hace falta que explique el argumento? Yo diría que no, pero allá va: una jovencita normal y corriente decide que su recién estrenada vida en el instituto tiene que ser diferente. Allí se enamora del idol del lugar y ve, con sorpresa, sus sentimientos correspondidos. Or something. Pero el maravilloso idol, el príncipe blanco, tiene como mejor amigo a un tipo de malas pintas y con fama de peligroso, el príncipe negro. Nuestra amiga, en una de esas piruetas absurdas tan típicas del género, se ve obligada a vivir en una residencia de estudiantes (el trabajo de sus padres, blablablá) donde, por supuestísimo, también habitan estos dos malandros. Y ahí se enfrenta al malvado príncipe negro, convirtiéndose a partir de entonces en objetivo de sus perrerías. El chico bueno es riquísimo, tiene una enorme mansión con fiel mayordomo de bigote frondoso y caballos incluidos. El chico malo tiene un pasado misterioso y triste. Escribo esto y me estoy riendo, no puedo evitarlo, es ridículo.

Vamos, lo que viene a ser un shôjo mediocre de toda la vida. Y si a eso se le une el tema de que es particularmente mortificante ver una y otra vez personajes femeninos vapuleados por personajes masculinos de una malicia y estupidez supinas, tenemos un culo de manga. Al menos la moza no es muy llorica. No demasiado.

Me sigue impresionando la gran cantidad de lectores que disfrutan con vejaciones, aunque sean de baja intensidad, de esta especie. Pero como dijo el Guerrita, “hay gente pa tó”. Que el mundo se intoxique con lo que quiera.

mierder3

Eso ha sido todo por hoy, una entrada de bitácora ligerita que espero os sirva de algo. Por lo menos para haber pasado cinco minutos distraídos, con eso me conformo.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.